fbpx
martes 20 de agosto, 2019

La conmovedora despedida a Lautaro en Ituzaingó frente al dolor de sus familiares y amigos

El joven que esperó durante más de dos semanas un corazón para ser trasplantado y finalmente falleció ayer como consecuencia del daño neurológico sufrido fue enterrado éste mediodía en el cementerio privado Parque Colonial.

El adiós a Lautaro
Con una breve pero emotiva ceremonia, familiares y amigos despidieron a Lautaro

Evidentemente, la vida de Lautaro Sabio no será fácil de olvidar. Pese a sus cortos 15 añitos, este leoncito que peleó con todas sus fuerzas para seguir adelante dejó muchas enseñanzas para todos los que lo conocieron, en persona o a través de los medios, cuando el pedido por un corazón se masificó por todo el país.

Tal vez el sufrimiento que le tocó vivir a él y a sus padres sirva para cambiar la mirada social en relación a la donación de órganos. Quizá el dolor infinito de las casi 600 personas que lo despidieron hoy en el cementerio privado Parque Colonial, de Ituzaingó pueda marcar un antes y un después frente a lo que es la lucha por vivir. La solidaridad no sólo debe expresarse en las redes sociales sino que se tiene que manifestar con hechos concretos. La donación de órganos, de sangre y de médula es necesario, indispensable que nos involucre a todos.

El adiós a Lautaro
Las muestras de dolor se sucedieron en el cementerio privado Parque Colonial

La breve misa para celebrar su vida la ofició el diácono Daniel Piancino. Mamá Jimena Caggiano y papá Martín Sabio, además de sus hermanos, encabezaron el cortejo fúnebre. También estaban allí sus compañeros de colegio, cuyos rostros expresaban la conmoción frente a una ausencia irreparable. De todos modos, una sonrisa se apoderó de ellos cuando Primer Plano On Line les pidió una radiografía para evocar a su amigo.

“La verdad, tenemos que decirlo: no era un buen alumno, pero era un tipo lleno de gracia, el que nos daba pilas a todos y se la pasaba haciéndonos divertir”, lo recordaron los chicos que iban con él al colegio Manuel Belgrano, de Ituzaingó, a donde había ingresado en 2016 proveniente de la escuela Hugo Fóscolo. Lauti era fanático de Racing y del fútbol y jugaba al handball. Otro aspecto que destacaron los chicos es que le pegó fuerte la separación de sus padres, pero ni así había perdido el sentido del humor.

Martín, el padre de Lautaro, se acercó a Primer Plano On Line y, con su angustia a cuestas, tuvo la generosa delicadeza de agradecer a todos los medios, en particular al nuestro y a Crónica TV por el respaldo brindado a la causa. Primero a la aparición del corazón, y luego a la evolución del cuadro del joven, que se complejizó con el paso de los días. Y sobre lo cual Primer Plano On Line fue informando casi en exclusiva.

El dolor infinito se sucedió a lo largo de la despedida. Y la reflexión reiterada: si el órgano hubiera aparecido antes, hoy la historia sería distinta.

El adiós a Lautaro