fbpx
martes 23 de julio, 2019

Empieza el juicio por el crimen de Candela: el tribunal rechazó el pedido de uno de los acusados para que lo juzgue un juicio por jurados

Lo había solicitado Hugo Bermúdez, señalado como el responsable de asesinar niña de Hurlingham. Los jueces Raquel Lafourcade, Mariela Moralejo Rivera y Diego Bonanno consideraron que “no existe motivo fundado para suspender el debate”.

Caso Candela
Hugo Bermúdez, el acusado de haber asesinado a Candela Sol Rodríguez

El Tribunal Oral en lo Criminal número 3 de Morón rechazó hoy el pedido de uno de los imputados por el crimen de la niña Candela Sol Rodríguez para ser sometido a un juicio por jurados y resolvió que el lunes próximo comience el debate oral por el caso, ocurrido en 2011 en la localidad bonaerense de Villa Tesei.

El Tribunal expresó que “no existe motivo fundado para suspender el debate oral fijado conforme al artículo 339 del CPP (Código Procesal Penal bonaerense) con la integración de un Tribunal Criminal técnico colegiado, pues el mismo ya fue consentido en los términos del artículo 338 de CPP”.

“De lo contrario optar por un andarivel distinto implicaría dilatar el proceso de forma irrazonable al abrir etapa procesales afectando el debido proceso”, precisaron los jueces Raquel Lafourcade, Mariela Moralejo Rivera y Diego Bonanno.

Hugo Bermúdez (56), uno de los acusados, había pedido ser sometido a un juicio por jurados y no por el tribunal integrado por tres magistrados como estaba pautado. Su abogado Juan Carlos Rey, consideró para reclamar esta medida que Bermúdez “es víctima de una persecución, de una confabulación, y no tiene nada que ver con el caso. No hay ningún elemento que lo incrimine en el hecho”.

El letrado aseguró que su cliente “no confía en los jueces, prefiere que lo juzgue gente común, del pueblo” y por eso efectuó el pedido al tribunal. No obstante, los otros dos imputados en la causa, Leonardo Jara (37) y Fabián Gómez (45), aceptaron ser sometidos a un juicio común. Al juicio por “privación ilegal de la libertad seguida de muerte” de la niña, Bermúdez y Jara llegarán detenidos, en tanto que Gómez lo hará en libertad.

Se estima que el juicio se extenderá por alrededor de seis meses, ya que está prevista la concurrencia de unos 300 testigos de alrededor de 3.150 ofrecidos inicialmente por cada una de las partes.

Candela (11) fue vista con vida por última vez el 22 de agosto de 2011, en Villa Tesei -donde residía-, cuando esperaba a unas amigas para ir a la reunión del grupo de boy scouts al que pertenecía. Se cree que estuvo secuestrada en dos lugares y nueve días después, apareció asfixiada dentro de una bolsa, a 30 cuadras de su casa, a pocos metros de la colectora del Acceso Oeste.

Como móvil del homicidio y cuando elevó la causa a juicio, el fiscal Mario Ferrario señaló una venganza contra Alfredo Rodríguez, padre de Candela, por parte de una banda de piratas del asfalto, una hipótesis que se manejó desde el comienzo de la causa. Durante la instrucción del expediente, el fiscal le atribuyó a Jara haber realizado una llamada intimidatoria que la tía de la niña recibió el 28 de agosto, tres días antes del hallazgo del cadáver de Candela.

“Ahora sí que no la vas a encontrar nunca a tu hija. ¡Jamás la van a encontrar! Te lo aseguro yo, hasta que esa conchuda no devuelva la guita, no la va a ver nunca más… Que le pregunten al marido dónde dejó la guita”, decía el mensaje. Respecto de Bermúdez, se considera que hay elementos para probar que facilitó el ingreso de Candela a la segunda casa donde estuvo cautiva antes de ser asesinada, ubicada en Cellini 4085, también en Villa Tesei.

Durante la pesquisa, se estableció que la niña habí­a estado previamente en otro domicilio, situado en la calle Kiernan 992 de la misma localidad, pero quienes estaban a cargo de esa casa (Gladys Cabrera y Néstor Altamirano) si bien estuvieron imputados en un principio, no fueron enviados a juicio por el juez Gustavo Robles.

En el caso de Gómez, se lo acusa de realizar tareas de “inteligencia” en la puerta de la casa de la calle Kiernan cuando Candela estuvo retenida allí­ contra su voluntad y alternar distintos roles con Jara y Bermúdez.

El caso, que en su momento generó conmoción en todo el país, derivó en el apartamiento de la causa del primer fiscal que intervino, Marcelo Tavolaro, y del juez de Garantías Alfredo Meade, por presuntas irregularidades cometidas en la investigación, especialmente por parte de la Policía bonaerense.