fbpx
lunes 16 de septiembre, 2019

Muerto el perro… Macri echó al funcionario que denunció que la AFI puso al nuevo director del Posadas

Eduardo Munín fue despedido de su cargo por haber dado a entender que la designación del nuevo responsable del centro de salud era un intento de "espionaje" a los trabajadores.

Conflicto en el Posadas
El flamante director del Posadas (el calvo, a la izquierda) continúa siendo el centro de las críticas por espionaje

Luego de una fuerte tormenta interna, el gobierno de Mauricio Macri le pidió la renuncia al viceministro de Salud de la Nación, Eduardo Munín, por haber denunciado que el nuevo director del Hospital Posadas, Pablo Bertoldi Hepburn, había sido nombrado hace 40 días por un expreso pedido de la subdirectora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Silvia Majdalani.

El conflicto surgió a partir de las expresiones de Munín en las que sostenía que el caso podía ser interpretado como un intento de “espionaje” a los trabajadores del centro de salud, muchos de los cuales son militantes en Morón del partido Nuevo Encuentro, que lidera Martín Sabbatella. Incluso esos dichos ameritaron una presentación judicial por parte de la senadora Mónica Macha.

Sin embargo, la AFI y allegados a Majdalani se despegaron de la situación informando que la funcionaria no tuvo vinculación con Bertoldi Hepburn y que éste había sido impulsado por el titular del PAMI, Carlos Regazzoni. Sucede que Bertoldi Hepburn era hasta diciembre el titular de la delegación del PAMI de Lanús.

Pero allegados a Regazzoni señalaron que él no influyó para designar a Bertoldi Hepburn en el Posadas y que la decisión había sido del ministro de Salud, Jorge Lemus, algo que Munín, su mano derecha, negó rotundamente y de lo que responsabilizó a Majdalani.

Lo cierto es que la semana pasada, el vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui, le pidió la renuncia a Munín, que hasta entonces era secretario de Políticas, Regulación e Institutos del Ministerio de Salud, y tenía a cargo al Hospital Posadas.

El verdadero enojo de Macri y de Lopetegui fueron las declaraciones de Munin publicadas por el diario LA NACION el 13 de febrero pasado. “A mí Lemus me dijo que el nombramiento de Bertoldi Hepburn se lo pidió Majdalani y el Presidente a partir de Majdalani”.

Luego agregó: “El mismo Bertoldi Hepburn me dijo en la primera entrevista que pertenecía al equipo de Majdalani. Y me preguntó quién iba a ser su «líder alfa», un término que en medicina no usamos. Decimos jefe o coordinador. Y en su currículum no tenía ningún antecedente para conducir un hospital”.

El escándalo traspasó las puertas de la Casa Rosada. La senadora provincial bonaerense Mónica Macha, de Nuevo Encuentro, esposa de Sabbatella, denunció penalmente a Macri, a Lemus y a Bertoldi Hepburn por “espionaje, abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público”. La denuncia recayó en el juzgado de Marcelo Martínez de Giorgi e interviene el fiscal Carlos Stornelli.

En sus advertencias a Balcarce 50, Munín dijo que el escándalo se podía convertir en un instrumento de la campaña electoral del kirchnerismo. El Hospital Posadas, de alta complejidad, es uno de los centros de salud más conflictivos por su mala administración y su utilización política durante el kirchnerismo para contratar militantes sabbatellistas, contra los cuales había peleado Munin. Lemus designó en lugar de Munín a Raúl Ramos, un especialista en cirugía general y plástica.