fbpx
lunes 16 de septiembre, 2019

La unidad de la CGT regional en crisis: desde la UOM desconocen el llamado normalizador previsto para mayo

El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica, Sergio Souto, se diferenció del resto de los gremios que solicitarán a la central obrera nacional que se produzca el día 5 del mes próximo. “No están cumpliendo con lo que hemos charlado”, aseguró a Primer Plano On Line.

Souto CGT
El secretario general de la UOM Morón (en el centro) será candidato a concejal por el randazzismo

A días del primer paro nacional convocado por la Confederación General del Trabajo contra las políticas que lleva adelante del Gobierno de Mauricio Macri, la unidad del movimiento obrero a nivel regional está en crisis. Luego de que los sindicatos de Camioneros, Comercio y Estaciones de Servicio, entre otros, anunciará que pedirá a la conducción nacional de la central de trabajadores que ponga como fecha de normalización de la seccional Morón para el próximo 5 de mayo, los sindicatos que no forman parte del pedido pusieron el grito en el cielo y aseguran no estar de acuerdo con esa determinación.

Así lo planteo en conversación con Primer Plano On Line Sergio Souto, secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica seccional oeste. “Creerán ellos que una CGT con el 40 por ciento de los gremios de Morón puede llegar a ser fuerte, pero para nosotros no es así”, criticó el dirigente sindical. Asimismo, pidió que no haya dobleces ni quebrantos en cuanto a la defensa de los puestos de trabajo que se están perdiendo a diario, y apuntó: “No va a ser una seccional fuerte si los compañeros que la conducen no entienden que estamos en un momento de lucha y que no puede haber ningún motivo de negociación con un gobierno nacional ni con el provincial ni local cuando ellos atentan todos los días en contra de los trabajadores”.

-El resto de los gremios, entre los que sobresalen Camioneros, Comercio y Estaciones de Servicio, han elevado un pedido a la CGT nacional para que convoque a un congreso normalizador para el 5 de mayo. ¿Qué opinión le merece ese pedido?

-La CGT regional se va a fortalecer a partir de la acción que tenga, por eso es que estamos tardando tanto. No va a ser una seccional fuerte si los compañeros que la conducen no entienden que estamos en un momento de lucha y que no puede haber ningún motivo de negociación con un gobierno nacional ni con el provincial ni local cuando ellos atentan todos los días en contra de los trabajadores. El fortalecimiento está ahí. Los muchachos plantearon una fecha de normalización y los respeto. Creerán ellos que una CGT con el 40 por ciento de los gremios de Morón puede llegar a ser fuerte, pero para nosotros no es así. Para ser fuertes tienen que estar contenidos todos los gremios de la región, y además que se plante en la calle para defender los derechos de los trabajadores. Es importante entender que no se debe repetir lo del pasado, cuando dos o tres dirigentes determinaban los lugares a ocupar. Independientemente de si hay elecciones o no, lo que le falta a ésta CGT regional es que todos los sindicatos participen de la reunión confederal y que cada dirigente pueda expresarle al resto de los compañeros del movimiento obrero qué es lo que pretende, cuál es su postura de defensa de los laburantes y cómo lo va a realizar. Observo que muchas veces se esquiva eso. Alguna vez tomé la palabra en una reunión con la participación de todos los gremios, y pareciera ser que no quieren que se escuche la capacidad que cada dirigente tiene para llevar adelante la defensa de los derechos de los trabajadores en un ámbito de democracia y de debate de ideas, y no en un circuito cerrado que no lleva adelante el espíritu del movimiento obrero.

-¿La normalización de la CGT regional está cerca o es algo impensado por ahora?

-La UOM tiene una sola manera de actuar, y ha sido así a lo largo de la historia. Quedamos en que íbamos a llevar adelante -pasada la inactividad de verano- un proceso electoral donde los tres que ganaran iban a conducir y los tres que perdieran iban a quedar en la Secretaría Adjunta. Después de eso no tuvimos ninguna reunión, o sea que esto queda en absoluta responsabilidad de los compañeros que han pedido que la CGT nacional establezca en ese día la posibilidad de normalizar a la regional. No están cumpliendo con lo que hemos charlado, pero no importa, tampoco me enoja: hay que ver si la CGT nacional avala eso y pone esa fecha. Y si la establece, y los muchachos creen que con un grupo de compañeros entre los que están Camioneros, Comercio y Estaciones de Servicio es representativa de todos los trabajadores de Morón, y es una CGT fuerte que lo hagan. Nosotros desde la no presencia vamos a acompañar porque son dirigentes que representan a los trabajadores, pero tampoco a nosotros nos hace falta el sello de la CGT para defender los derechos de los trabajadores. Hace meses que estamos involucrados en las luchas sociales: el 7 de abril estaremos en la Plaza San José charlando con los vecinos que pierden su empleo en Morón; el 15 de abril inauguramos un merendero en la Villa Carlos Gardel. Quiero decir que para nosotros es importante la unidad del movimiento obrero, pero no nos detiene en el trabajo que hacemos a diario.

-¿Por qué cuesta tanto lograr la unidad?

-La UOM siempre ha tenido una historia de acompañar al resto de los gremios, pero considera que llegó el momento de hacer una CGT muy activa que pueda reflejar en la calle los problemas de los compañeros. No tenemos problemas con ningún dirigente que representa a los trabajadores, pero estamos haciendo un gran esfuerzo para lograr la unidad. No nos gustaría una regional sin la participación de todos. Y, en este marco, tenemos que recordar que la CGT regional en su antigua normalización no abarcó a todos los gremios. Ahora creo que no podemos tener diferencias en cómo debe actuar según la problemática que atraviesan los trabajadores. La UOM cree que la lucha debe darse en la calle, y por eso ha realizado las movilizaciones que hizo en estos meses. Hubo quienes acompañaron y otros que no, entonces no nos queda en claro cuáles son las herramientas de lucha que los otros compañeros tienen en relación a la grave situación que atraviesa el movimiento obrero.