fbpx
domingo 22 de septiembre, 2019

El fiscal del juicio por las muertes de Leticia y Julia ya trabaja en la apelación de la sentencia contra el ex policía Alcaraz

Marcelo Papavero dialogó en exclusiva con Primer Plano On Line y dio su visión del fallo que condenó a 5 años de prisión al responsable de las muertes de la mamá y su hija por circular a contramano en el Camino del Buen Ayre. Escuchá el audio con su testimonio.

Fiscal Papavero
El fiscal Marcelo Papavero es un funcionario experimentado en el juzgamiento de hechos de tránsito

“Si vamos a hondar en la gravedad de los hechos, no hay condena que alcance por más grave que sea la calificación que uno adopte y lo que uno consiga respecto del pronunciamiento del tribunal”. El fiscal de la UFI 4 del Departamento Judicial de Morón, Marcelo Papavero, definió así ante Primer Plano On Line su sensación a propósito del fallo que condenó a 5 años de prisión por homicidio culposo al ex efectivo de la Policía bonaerense Gastón Alcaraz, quien embistió con su camioneta al vehículo en el que viajan Leticia Baracchini y Julia Lanatta, madre e hija. La mamá murió en el acto y la pequeña de 4 años a las pocas horas en el centro de salud al que había sido derivada.

Como informó éste medio, en el desarrollo del juicio quedó acreditada la conducta criminal del imputado, que fue llevado a esa instancia luego de la instrucción llevada a cabo por el fiscal bajo la carátula de doble homicidio simple con dolo eventual y lesiones leves en el caso de los sobrevivientes, Juan Martín Lanatta –esposo de Leticia y papá de Julia- y Joaquín, el otro hijo del matrimonio.

Pero no alcanzó para que el tribunal lo condene a los 14 años de prisión que había pedido la fiscalía o los 15 de sentencia que pidió la querella en representación de la familia de las víctimas. Dos muertes completamente inocentes no bastaron para que los jueces evalúen la temeraria acción encarnada por Alcaraz como la de un asesino al volante. Al contrario: se priorizó la mitad de la biblioteca que indica que en los hechos de tránsito es imposible probar la intención de matar de quien maneja.

Leticia Baracchini y Julia Lanatta, las víctimas de Gastón Alcaraz, quien manejaba borracho y a contramano por el Camino del Buen Ayre
Leticia Baracchini y Julia Lanatta, las víctimas de Gastón Alcaraz, quien manejaba borracho y a contramano por el Camino del Buen Ayre

Primer Plano On Line entrevistó al fiscal que llevó la instrucción, quien confirmó que ya trabaja en la elaboración del recurso de apelación del fallo, si bien aclaró que “podemos discrepar jurídicamente sobre este tipo de cuestiones como muchas otras pero la sentencia se autoabastece en cuanto a los argumentos, más allá de que uno no los comparta”.

 

-Sabemos que está trabajando en la apelación de este fallo. ¿En qué se va a basar la apelación?

-Así es. Estoy comenzando en estos momentos a bosquejar lo que tiene que ver con el futuro recurso casatorio. Básicamente los argumentos se van a centrar en los mismos con los que fundé mis alegatos y en función de la valoración de la prueba lograda a lo largo del proceso, y que tienen que ver con una conducta asumida en el marco del dolo eventual. Esto es, la representación de una situación de riesgo, y una conducta incondicional extra en cuanto a la representación de un resultado lesivo y seguir adelante con esa conducta, resultándole indiferente la producción de ese eventual resultado. Es decir que, en definitiva, el desenlace es una circunstancia que al autor le resulta totalmente indiferente.

-La biblioteca judicial está dividida en relación a los hechos de tránsito y el dolo eventual. El gran debate está centrado en si hay o no intenciones de matar de la persona que conduce o cuanto menos representación del daño que puede provocar en circunstancias que ahora se han modificado y terminan siendo agravantes, y no atenuantes, como manejar alcoholizado…

-Así es. Es una pauta que yo considero debe ser valorada como agravante de aquel que se coloca voluntariamente en una situación en la cual disminuye sus capacidades de reacción y, conforme al escenario que plantea y a la conducta asumida luego de circular como en este caso, a contramano, sobre una autopista, en horas de la noche y en alta velocidad, porque eso también está acreditado a través de las grabaciones de los llamados que los distintos conductores que ocasionalmente circulaban por la autovía hicieron al 911. Yo considero que todas esas circunstancias deben ser tenidas en cuentas, y hago hincapié en los factores externos y no así en cuestiones que tienen que ver con el plano subjetivo, esto es si realmente este individuo tuvo la intención o no de evitar la tragedia que provocó.

-¿Cómo tomó el fallo en lo personal? ¿Lo sorprendió, lo decepcionó, o usted como un profesional de la justicia no se pone a pensar en estas cosas y directamente avanza con la apelación?

-No. Podemos discrepar jurídicamente sobre este tipo de cuestiones como muchas otras pero la sentencia se autoabastece en cuanto a los argumentos, más allá de que uno no los comparta. Así que nada puedo decir al respecto. La discusión tiene que ver con posiciones jurídicas que vienen de antaño, y que se centran en esta cuestión de la intencionalidad: la existencia del dolo o de una figura de tipo culposa.

-Le modifico la pregunta entonces. ¿Usted cree que con esta condena se hizo justicia por Leticia y Julia?

-Mire. Yo creo que, si vamos a hondar en la gravedad de los hechos, no hay condena que alcance por más grave que sea la calificación que uno adopte y lo que uno consiga respecto del pronunciamiento del tribunal. Son dos cosas totalmente distintas: por un lado la cuestión jurídica; por el otro, la gravedad de los hechos en sí.

-¿Usted cree que este fallo sentará precedente para próximos juicios que arrancan también ocurridos en la región de esta naturaleza? Por caso, la picada fatal de Haedo y la muerte de Máximo Escalada en Hurlingham.

-Puede llegar a incidir en función de que son situaciones similares, aunque quizá la causa tenga que ver con conductas que se inician con picadas o pruebas de velocidad ilegales con vehículos preparados. Si bien el contexto puede modificarse, en lo central vamos a estar girando alrededor de la misma discusión.