fbpx
martes 17 de septiembre, 2019

Los trabajadores de la textil que cerró en Morón continúan el acampe a la espera de respuestas

Son 14 empleados que se enteraron el lunes a la mañana del cierre de la firma Nueva Gente S.A. Desde el gremio SETIA calificaron de intempestiva la medida patronal y exigen intervención del Ministerio de Trabajo. La CGT regional acompaña el reclamo.

Cierre de textil en Morón
Uno de los trabajadores que se quedó en la calle brindó su testimonio en Primer Plano

La lamentable situación que atraviesan 14 familias en Morón, que se quedaron sin el sustento diario a partir del cierre de una empresa textil, arroja nuevos capítulos cotidianamente. Los trabajadores realizan un acampe en las puertas de la planta, ubicada en Carlos Pellegrini 1655, a la espera de alguna señal concreta del Ministerio de Trabajo o de los dueños de la firma, que les comunicaron del cese de actividades a través de un llamado telefónico el domingo pasado por la tarde.

El móvil en vivo del programa periodístico Primer Plano llegó hasta el lugar para reflejar el conflicto. “Fue algo intempestivo. No se avisó ni se mandó ninguna notificación a los trabajadores sino que les avisaron vía telefónica”, narró Gabriel González, delegado del gremio SETIA. El sindicalista también contó que no se presentó ni el dueño de la firma, Alberto Beltramone, ni el abogado de la empresa en la delegación Morón del Ministerio de Trabajo provincial, a donde los trabajadores se dirigieron para intentar obtener alguna respuesta.

“Todos acá tenemos muchos años de servicio y nadie nos dice qué va a pasar con nosotros”, señaló por su parte Alberto García, que habló en representación de sus compañeros de trabajo. En rigor, ellos lo que quieren es seguir con sus tareas y no perder la fuente de ingreso diario. En el camino de la protesta, desde el lunes, recogieron la solidaridad de vecinos de la zona y de varios gremios que se solidarizaron con su padecimiento.

Por eso también se expresó Sergio Souto, secretario general de la CGT regional, quien cuestionó el accionar de la firma por haber cerrado sus puertas de un día para el otro sin haber iniciado el procedimiento preventivo de crisis en caso de estar en una situación económica apremiante. El empleador les tiene que dar una respuesta pero también el Estado, porque se está destruyendo el aparato productivo y la gente se está quedando sin trabajo”, remató.