lunes 17 de diciembre, 2018

Hospital del Bicentenario de Ituzaingó: no se trata de terminar la obra sino de asegurarse el dinero para su funcionamiento

Primer Plano On Line pudo averiguar que poner en marcha el gigante sanitario dormido insumirá por año el mismo presupuesto que se destinó para su construcción. Ese dinero, por ahora, no se sabe de dónde saldrá.

Hospital del Bicentenario
Los vecinos se suman al clamor de la política por la apertura del Hospital del Bicentenario en Ituzaingó

La visita del director ejecutivo de PAMI al Hospital del Bicentenario en Ituzaingó dejó algunas cosas en limpio, que éste medio considera importante graficar como para bajar el nivel de ansiedad a propósito de la puesta en marcha del gigante sanitario de la calle Brandsen.

Ocurre que, en primer lugar, lo que más preocupa a las autoridades no es concluir la obra civil sino intentar asegurar los fondos que garanticen el funcionamiento de semejante estructura. A ver: para que la obra puede estar terminada se necesitan entre 180 y 210 millones de pesos, pero para que comience a brindar el servicio hospitalario completo, la exigencia en cuanto a los montos asciende, anualmente, al mismo dinero que insumió la edificación: 720 millones anuales, con actualización según el índice inflacionario.

Es decir que, según pudo averiguar Primer Plano On Line, la primera batalla por librar es conseguir el dinero que permita cerrar el ciclo de construcción, que en la actualidad no está incluido en ningún presupuesto, ni del PAMI ni de los Ministerios de Salud de nación o provincia. Faltan revoques, instalaciones eléctricas, pintura y demás cuestiones en casi un 25 por ciento del nosocomio, con lo cual se necesita actualizar costos con la empresa constructora y recién ahí poner la obra otra vez en marcha. La burocracia estatal tiene su tiempo y, con suerte, eso pueda ocurrir antes de fin de año.

Hospital del Bicentenario
El jefe del PAMI recorrió ayer las instalaciones con Gabriel Pozzuto, candidato que encabeza la lista de Cambiemos en Ituzaingó

Es por eso que desde Cambiemos bajan los decibeles una vez más en cuanto a las expectativas y aseguran que para 2017 no va a estar terminado. “Con suerte, si se cumplen los plazos que estuvimos charlando con las autoridades de PAMI, lo tendremos terminado a lo largo del año que viene”, señaló una fuente oficial del espacio a éste medio. Primera conclusión: no existen posibilidades operativas de que se abra antes de fin del año en curso.

Con esos plazos establecidos, tampoco sería una locura que recién pueda abrir las puertas en hospital de cara a las elecciones de 2019. Es que, en rigor, el presupuesto 2018 ya fue elaborado tanto a nivel nacional como provincial, y el monto para que el centro de salud esté en funciones no está contemplado en ningún lado. Léase, no es una locura pensar que en 2018 se termina y recién en el año de la elección ejecutiva se inaugura. ¿Será?