fbpx
domingo 15 de septiembre, 2019

“Esto no es una travesura, no es un chiste: es un acto gravísimo”, coincidieron los fiscales que investigan las amenazas de bomba en escuelas

Los funcionarios judiciales encargados de intentar frenar la locura que paralizó el sistema educativo principalmente en el Departamento Judicial Morón se manifestaron sorprendidos por la ola de llamados intimidatorios. El Gobierno bonaerense busca hacer penalmente responsables a los padres de menores que amenacen.

Amenazas de bomba en escuelas
El último de los detenidos por las amenazas al salir de su casa en Los Baqueanos al 100 de Udaondo

“Ningún lugar en el mundo está capacitado para enfrentar más de 2 mil intimidaciones públicas en un mes”. Los fiscales Daniela Barrozo y Leonardo Lisa, encargados de las investigaciones de los llamados con amenazas de bomba en establecimientos educativos del Departamento Judicial Morón, explicaron la situación de extrema complejidad que se está viviendo por este alocado fenómeno que prácticamente paralizó el sistema de enseñanza en la región oeste durante septiembre.

A modo de ejemplo, los funcionarios judiciales revelaron que hasta el jueves pasado hubo 350 llamados intimidatorios en todo el mes de septiembre en escuelas e instituciones de Morón. Entre los edificios amenazados se encuentran la Universidad de ese distrito y el propio palacio municipal, aunque también citaron la llamada que se registró en la cancha del Club Atlético Ituzaingó, en la previa del encuentro del pasado lunes contra Central Córdoba de Rosario, que obligó a la evacuación del estadio.

Fiscales Lisa y Barrozo
“Es importante que entre todos tomemos conciencia”, coincidieron los fiscales Barrozo y Lisa

“Es importante que los padres hablen con sus hijos y que los directivos de escuelas también lo hagan con sus alumnos, para que los chicos tomen dimensión de lo que está pasando. “Esto no es una travesura, no es un chiste: es un acto gravísimo, es un delito y está tipificado como tal. Por eso es importante que entre todos tomemos conciencia”, coincidieron en transmitir como mensaje Barrozo y Lisa.

Asimismo, detallaron que hasta el momento hay dos mayores detenidos y dos menores identificados como los responsables de las llamadas. “Según lo que se desprende de lo que estamos investigando, no creemos que tenga otro trasfondo que una travesura”, señalaron. Consultados sobre si ven alguna relación entre la ola de llamados amenazantes con el hecho de que se vota dentro de dos domingos, indicaron que “no podemos asegurar que sea algo que tenga motivaciones políticas pero tampoco lo descartamos”. “Los chicos no toman la dimensión suficiente de lo que significa ese llamado intimidatorio”, enfatizaron los fiscales.

Por su parte, el gobierno bonaerense decidió ayer promover demandas por daños y perjuicios contra los padres o tutores de aquellos alumnos menores de edad que sean identificados como autores de amenazas de bombas a las escuelas, tras el aumento exponencial que se verificó desde el inicio de septiembre en este tipo de casos, que sumaron 2.400 en poco más de un mes. Sólo en Morón ayer hubo 15 intimidaciones públicas en diversas escuelas.

Un informe preliminar indicó que más del 90 por ciento de los casos fueron protagonizados por menores. Cabe destacar que cada operativo de evacuación de escuelas, que implica movilizar al SAME, Defensa Civil y la Brigada de Explosivos, cuesta unos 25.000 pesos aproximadamente.