fbpx
lunes 16 de septiembre, 2019

Renovación de propuestas y personas: el debate que se viene en el oficialismo de Ituzaingó luego de la derrota electoral

La dura autocrítica del concejal electo de Unidad Ciudadana en el distrito, Marcelo Nadal, quien además ocupa el cargo de jefe de Gabinete en el Municipio. “En muchos lugares de la provincia, además de propuestas debe haber gente nueva”, aseguró. Mirá el video.

Marcelo Nadal
Marcelo Nadal, autocrítico sobre el revés electoral que padeció el oficialismo en Ituzaingó

Es la primera autocrítica auténtica que se conoce luego de la dura derrota electoral que sufrió el oficialismo en Ituzaingó el pasado 22 de octubre en la elección legislativa. La realizó, sin dobleces y con una honestidad intelectual que no es común en estos tiempos, el jefe de Gabinete de Alberto Descalzo, Marcelo Nadal, quien además resultó electo concejal en los comicios de hace dos semanas y confirmó que asumirá la banca.

Durante una charla con el panel del programa periodístico Primer Plano Recargado, el funcionario reveló que las discusiones sobre las cosas que llevaron a la derrota al descalcismo “no pueden hacerse en lo inmediato porque uno está dolido, preocupado y tal vez pueda herir más de lo prudente”, aunque reconoció que “creo que hay que mejorar cuestiones de la gestión, renovar propuestas, personas, y eso irá formando parte del debate del oficialismo local en los próximos dos años”.

Nadal fue más allá de las fronteras de Ituzaingó y extendió el análisis a lo que sucede en el conurbano, donde al peronismo se le hace cada vez más complejo hacer pie. “Hay una composición del primer y segundo cordón del conurbano que hace que cada vez al peronismo se le compliquen mucho más los resultados electorales. Por eso debemos remozar propuestas y adaptarnos a las ciudades que van cambiando su composición. En muchos lugares de la provincia, además de propuestas debe haber gente nueva”, afirmó.

Para finalizar, el concejal electo también reflexionó que “a pesar de que la campaña, al igual que la de 2015, transitó un plano ideológico y conceptual muy importante, creo que ir al detalle de cada una de esas cosas le cuesta mucho a la sociedad”. Y concluyó: “la gente debate sobre lo que se está comunicando y no sobre la profundidad de las cosas. Es una deuda que nos debemos toda la clase política”.