miércoles 13 de diciembre, 2017

Comienza el juicio por la picada fatal de Haedo y la justicia tiene en sus manos la opción de dar una señal contundente contra el manejo criminal

Diego Cuevas será sometido a un debate que está previsto se extienda hasta el jueves. La causa fue elevada con la carátula de homicidio simple con dolo eventual, y la gran discusión estará centrada en si fue un hecho de tipo culposo. Los antecedentes registrados en el año frente a situaciones similares.

Picada fatal de Haedo
Así quedó el auto de Diego Cuevas luego de arrollar a los jóvenes en aquella fatídica mañana de abril de 2015

El juicio por la picada fatal de Haedo comienza mañana lunes en los Tribunales de Morón. Allí, los jueces Alejandro Rodríguez Rey, Pablo Gossn y Daniel Leppen tendrán la responsabilidad de orientar el debate oral y público para evaluar la conducta de Diego Cuevas, el conductor del vehículo que atropelló y mató a Lautaro Juárez y Manuel Lastra la mañana del domingo 5 de abril de 2015. Las víctimas volvían de bailar y quien los embistió corría picadas contra otro vehículo que nunca apareció.

Según pudo averiguar Primer Plano On Line, el juicio tiene previsto su desarrollo hasta el jueves 7 de diciembre y no hay elementos que hagan sospechar que se pueda extender más aún en el tiempo. Es poco probable que los jueces necesiten un tiempo más porque ya la prueba fue producida y en el debate sólo habrá que exponer los hechos y argumentar en favor o en contra de la acusación.

La causa está elevada a juicio por doble homicidio simple con dolo eventual, y la gran discusión estará centrada allí: si Cuevas, que llega con prisión domiciliaria al juicio, tuvo o no intenciones de matar a los chicos o al menos de impedir ese final. “Sigo sosteniendo que existe dolo eventual y es lo que vamos a intentar probar. Hay testigos que lo vieron en cercanías del lugar de la tragedia, en un semáforo, en donde a Cuevas lo invitaban a correr picadas, o sea que indudablemente se está poniendo voluntariamente en situación de peligro”, indicó a Primer Plano On Line Luis Rappazzo, abogado de la familia de Lautaro Juárez. El dolo eventual, en ese caso, estaría circunscripto al hecho de que al conductor no le importó el daño que podía provocar.

Picada fatal de Haedo
Manuel y Lautaro, las víctimas de la picada fatal de Haedo (Foto gentileza diario Anticipos)

De ser un hecho de tipo culposo estaría alcanzado por la modificación del código, que establece el castigo de culposo agravado, que le cabe al que conduzca alcoholizado, a un 30 por ciento más de la velocidad de circulación en el lugar de la infracción, con estupefacientes en sangre y demás. Pero, en ese caso, tendría un máximo de seis años, lo que si se computa el tiempo que lleva con prisión domiciliaria más lo que estuvo detenido desde que se inició el proceso implicaría que prácticamente antes de 2020 Cuevas habrá cumplido su castigo por matar a dos jóvenes.

Este mismo tribunal, pero con otros integrantes (salvo Alejandro Rodríguez Rey, que permanece) había tomado una polémica decisión dividida cuando consideraron como culposo y accidental y condenaron a cuatro años y ocho meses de cárcel a Cristian Aldao, acusado de matar Gloria Estefanía “Fanny” Domínguez y herir gravemente a su amiga Natalia Becerra, ambas de 21 años, en Haedo en la Navidad de 2004. El auto también corría picadas, con el agravante de que huyó tras haberlas embestido.

El fallo no había sido unánime: la presidenta del Tribunal, Andrea Celia Bearzi, coincidió con el fiscal del juicio, Marcelo Varona Quintián, en que debería ser considerado homicidio con dolo eventual, pero primó la posición de sus pares Alejandro Rodríguez Rey y Marcos Lisa, quienes encuadraron el caso como culposo. Sin embargo, ese fallo polémico fue revocado tiempo después por la Cámara de Casación Penal bonaerense, que recaratuló la causa como homicidio simple con dolo eventual y agravó la pena impuesta a Cristian Aldao a 11 años de prisión efectiva.

Picada fatal de Haedo
Cuevas (de celeste) en uno de los momentos en que fue trasladado a dependencias judiciales para prestar declaración

Para entender un poco la división de la biblioteca que juzga estos hechos de tránsito, hubo a lo largo de 2017 infinidad de condenas que avalan tanto la tipificación tendiente al dolo eventual como aquella que se vuelca por lo accidental. Recientemente, a Nicolás Hermosilla lo condenaron por homicidio simple por haber matado al bebé Máximo Escalada en Hurlingham, al igual que ocurrió con el Tribunal Oral Criminal 5 de La Matanza, que sentenció de igual manera a Diego Gerbautz por atropellar y matar a Tobías Badalán, de 8 años, quien cruzada la calle de la mano de su hermano.

Pero también hubo casos similares interpretados al revés, léase, como culposos: el de Diego Aljanati, arrollado por un patrullero a la salida de un boliche en Parque Leloir cuando salía de bailar (la agente Graciela Basualdo recibió la pena de 3 años de prisión en suspenso y de 7 años de inhabilitación para conducir), y el de Leticia Baracchini y Julia Lanata, madre e hija que murieron tras ser embestidas en el Camino del Buen Ayre por un conductor (también ex efectivo de la Bonaerense) que manejaba a contramano, borracho, sin luces y a alta velocidad. En un fallo indignante, Gastón Alcaraz recibió cinco años de castigo porque los jueces del Tribunal 5 de Morón Marcos Lisa, Agustín Gossn y Carlos Torti consideraron que no tuvo intenciones de matar.

“Estoy preparada para lo que vaya a pasar. No sé si va a estar frente a nosotros la persona que mató a mi hijo (por Cuevas), pero tengo mucha fortaleza espiritual para pedir justicia por Lautaro. En estos días conseguimos casi 400 seguidores en las redes sociales que me manifestaron su apoyo para pelar por justicia y que nos van a estar acompañando”, le dijo a Primer Plano On Line María Angélica Guaraz, la mamá de una de las víctimas de la picada fatal. A partir de mañana, los jueces tendrán la oportunidad de establecer justicia frente a un dolor que no cerrará nunca.

Picada fatal de Haedo
María Angélica Guaraz, una madre que clama justicia por la muerte de su hijo hace dos años

Sé el primero en comentar

Deja un comentario