fbpx
martes 25 de junio, 2019

Industria textil en crisis terminal: trabajadores de la histórica fábrica Medias Ciudadela quedaron al borde del abismo

El por el cuanto menos curioso proceso de transformación productiva que vive la Argentina. Los nuevos dueños de la firma montaron una tejeduría con máquinas de última generación en Corrientes y comenzó con despidos y suspensiones en su planta de Tres de Febrero.

Medias Ciudadela
Los trabajadores de Medias Ciudadela, en su mayoría, ya acordaron la desvinculación

Los trabajadores de Medias Ciudadela están pasando una situación desesperante, que lidia con el abismo. Los nuevos dueños de la empresa comenzaron con un proceso de despidos a los empleados de menor antigüedad y a principios de diciembre tomó la drástica decisión de suspender a la totalidad del personal por cuatro meses con el pago del 80 por ciento del salario. La sospecha de los gremios que intervienen frente al conflicto es que se trata, literalmente, del vaciamiento de la histórica industria textil.

Es que la firma, creada en 1949 y que a lo largo de todos estos años tuvo altibajos según la situación del país, fue adquirida en 2015 por el grupo TN&PLATEX, la algodonera más grande de Latinoamérica, que paralelamente montó una tejeduría de medias con máquinas de última generación en Monte Caseros, provincia de Corrientes, lugar en el que la firma tiene una de sus más grandes empresas de algodón.

Cuando todo hacía prever una primavera para la empresa, en rigor convirtió en una pesadilla para la planta de personal, cuya edad promedio ronda entre los 40 y los 60 años, y que posee más de una década de antigüedad en su empleo. El proceso fue paulatino: primero con una reducción de 100 a 80 empleados, 10 de los cuales recibieron telegrama de despido la semana pasada. Pero lo más grave llegó con diciembre: todos los trabajadores estables de la empresa fueron suspendidos por 4 meses y Medias Ciudadela, por primera vez en su más de medio siglo de existencia, está totalmente paralizada y sin ninguna garantía que vuelva a funcionar.

Medias Ciudadela
Imágenes del interior de la planta paralizada por decisión empresaria

“Quedarnos sin trabajo en estos momentos de nuestras vidas hace prácticamente imposible nuestra reinserción en el mercado laboral”, dijeron los trabajadores a Primer Plano On Line. Por ahora ellos no están tomando medidas de acción directa pero están asesorados y acompañados por los gremios SETIA y AOTEC. “Sabemos que esto le pasando a muchas empresas y lo único que queremos es que se tome conciencia del difícil momento por el que está pasando la industria textil”, agregaron.

Gabriel González, secretario adjunto del Sindicato de Empleados Textiles (SETIA) seccional Morón, sintetizó el cuadro de situación. “El dueño anterior administró muy mal la empresa, la dejó caer y pagaba los sueldos a cuentagotas. Esta gente nueva comenzó con buenas intenciones y mejoras edilicias. Pero después inició un progresivo plan para quitar a los empleados conquistas sindicales, como el cambio de convenio y quitó viáticos, premios especiales y demás. Hace poco nos informaron que la situación de la empresa se les hace insostenible porque no tienen ventas y no cubren las expectativas y no les resulta sustentable”, graficó.

La planta ubicada en Rafaela 3590, en el distrito de Tres de Febrero, supo albergar, en su apogeo allá por la década del 60, hasta mil trabajadores. Pero ahora, en rigor, tanto trabajadores como los gremios ven una suerte de vaciamiento con la finalidad de concentrar toda su producción en Corrientes. Y usar el edificio de cuatro pisos en Ciudadela para algún otro fin.

Medias Ciudadela

“En reuniones ante el Ministerio de Trabajo ellos niegan que quieran vaciar a la empresa, y siguen sosteniendo que hay una parte de la producción que la pueden sostener en esta planta de Tres de Febrero. Pero creemos que lo dicen para calmar los ánimos de los trabajadores”, agregó González ante la consulta de Primer Plano On Line.

Otro dato no menor es que la empresa está siendo beneficiaria del Programa de Recuperación Productiva (REPRO), a través del cual se brinda a los trabajadores de las empresas una suma fija mensual remunerativa de hasta un monto equivalente al salario mínimo, vital y móvil por empleado, por un plazo de hasta 12 meses, destinada a completar el sueldo de su categoría laboral. El pago lo realiza la ANSES en forma directa.

Para acceder a este beneficio las empresas deben acreditar la situación de crisis que atraviesan, detallando las acciones que piensan desarrollar para su recuperación, y comprometerse a no despedir personal y mantener la nómina total de trabajadores. Léase, no pueden avanzar en despidos ni en suspensiones, cosa que Medias Ciudadela acaba de realizar.