miércoles 13 de diciembre, 2017

Ituzaingó tiene nuevo Código de Planeamiento Urbano: los concejales votaron por abrumadora mayoría el proyecto del Ejecutivo con cambios clave

Las modificaciones están basadas en la protección de pulmones verdes y en la imposibilidad de crear corredores comerciales en zonas rechazadas por los vecinos defensores del medio ambiente. Se incorporó la figura de convenios urbanísticos, con lo cual los futuros emprendimientos deberán contar con estudios de impacto ambiental.

Nuevo CPU en Ituzaingó
Camacuá y Olazábal: en esta manzana está permitido construir hasta 27 metros. Actualmente se está construyendo ese edificio con cocheras subterráneas

Finalmente, y luego de varios días de debate, el Concejo Deliberante de Ituzaingó aprobó por una absoluta mayoría de 18 votos a favor y tan sólo uno en contra el nuevo Código de Planeamiento Urbano (CPU) que regirá a la ciudad por los próximos años. Si bien hubo resistencia inicial de parte de un grupo de vecinos, sobre todo los nucleados en Parque Leloir Asociación Civil (PLAC), finalmente, con la incorporación de una serie de modificaciones aportadas por los ambientalistas y por ediles de la oposición, el nuevo CPU se transformó en realidad.

Según destacaron tanto miembros del oficialismo como representantes de bancadas opositoras, hubo buena predisposición del Gobierno de Alberto Descalzo para incorporar sugerencias al texto tratado. Es que la redacción original daba cuenta de una serie de realidades que se fueron produciendo en los últimos años en Ituzaingó, sobre todo a partir del desarrollo de edificaciones multifamiliares, edificios en la zona céntrica desde que se comenzó a construir la red de agua potable y cloacas que permite pensar la densificación de algunos sectores que eran antes barrios de fábricas y hoy son residenciales.

Pero la idea de proteger las zonas verdes de Leloir y aledaños, y de generar algunas líneas de desarrollo para consolidar corredores comerciales e impulsar el crecimiento de la zona sur fueron las que se impusieron en un debate que tuvo alta participación de concejales y de vecinos. Casi todos los ediles consultados por Primer Plano On Line consideraron que se agregaron modificaciones “en positivo” al proyecto. Quizá allí radique la razón del amplio respaldo que cosechó la iniciativa, que sólo fue votada en contra por el socialista Esteban Vallarino.

Nuevo Código Urbano en Ituzaingó
La nueva geografía que tendrá la avenida Martín Fierro a partir de las excepciones y el nuevo COU

Los cambios incluidos tienen que ver con consolidar en los corredores principales del distrito la edificación con ciertos niveles de altura, como son la Avenida Ratti, las colectoras de las autopistas, la avenida Martín Fierro en el tramo que va desde La Coyunda hacia el Camino del Buen Ayre, y el borde de la Avenida Rivadavia. “Son corredores que necesitan tener un impulso a partir de la provisión de servicios de agua y cloaca”, graficó Daniel Larrache, uno de los concejales que más estudio el código. Otro aspecto incorporado es la exigencia de que, en las zonas residenciales, para poder desarrollar vivienda en altura y multifamiliar, los servicios completos tienen que tener agua y cloaca por red. En la zona donde no haya esos servicios la exigencia es que se coloque una planta depuradora.

En el texto aprobado, el Parque Leloir quedó bajo la denominación de ‘residencial parque’, otro cambio en relación a la propuesta inicial del Ejecutivo, que la convertía en especial. “Fue una demanda satisfecha a los vecinos, al igual que no hacer corredor comercial a la calle De La Tradición, entre Martín Fierro y Udaondo, y Repetto, entre De La Tradición y Arroyo Soto. Eran dos pedidos específicos de los integrantes de PLAC”, detalló Larrache a Primer Plano On Line.

Otro aspecto valorado tanto por oficialismo como por oposición es que se incorporó la figura de los convenios urbanísticos también a raíz de las propuestas de vecinos. Entonces, a los futuros permisos de obra se les exigirá la presentación de un estudio de impacto ambiental. El objetivo, coincidieron, es mantener el perfil de ciudad verde.

Nuevo CPU en Ituzaingó
Camacuá y Olazábal, justo enfrente de la imagen anterior, donde se erige otra edificación

“La verdad que estoy muy contento con lo que se aprobó. Lo único con lo que no estoy de acuerdo es con la altura de los edificios en la zona centro y las calles espejo. Pero, después, absolutamente todas las modificaciones que planteamos fueron atendidas”, consideró Nahuel Segovia, concejal del unibloque de Libres del Sur. “La verdad que aprobamos un código ejemplo para el conurbano bonaerense. No hay nada ni siquiera que se le parezca”, se arriesgó a afirmar en diálogo con éste medio.

Desde el bloque Cambiemos, quien brindó su opinión a Primer Plano On Line fue Julio Díaz, que además de concejal es arquitecto y participó activamente del debate previo para consensuar un texto que aglutine la mayor cantidad de realidades. “Buscamos el desarrollo de una ciudad más equitativa, saludable, eficiente y atractiva para las generaciones presentes y futuras”, señaló, al tiempo que consideró que “nuestro Municipio va a tener futuro, desde el aspecto del planeamiento, si mantiene su esencia de verde como característica del distrito y si puede crecer económicamente permitiendo emprendimientos que tributen para que el Gobierno local pueda tener herramientas para solucionarles los problemas que día a día se presentan a los vecinos”.

Para finalizar, Roberto Rocha, del Frente Renovador, indicó que este código significa un avance “de 40 años respecto de lo que teníamos”, y destacó que pudieron incorporar en los corredores viales la obligatoriedad de los retiros. Otro dato importante, según su mirada, es que la altura para construir en la zona residencial mixta, que es casi el 50 por ciento del distrito, iba a ser de 12 metros y se bajó a 9.

Nuevo Código de Planeamiento Urbano en Ituzaingó
Los concejales de la oposición y del oficialismo coincidieron en las modificaciones para aprobar el nuevo CPU

Sé el primero en comentar

Deja un comentario