sábado 20 de enero, 2018

Excelente noticia: Sofía, la nena que recibió un disparo en la cabeza y estuvo un mes en estado crítico, fue dada de alta

Sofía acaba de abandonar el Hospital Posadas donde estuvo internada durante un mes, después de que un motochorro le pegara un tiro para robarle el celular en una  heladería de Ituzaingó. Peleó duro por su vida y ahora seguirá su rehabilitación en un centro especializado.

Pablo Liria, el papá de Sofía está exultante, y no es para menos. Su hija de 13 años que estuvo peleando por su vida desde una cama del Hospital Posadas durante un mes entero acaba de ser dada de alta. Llegó allí viva de milagro, con un tiro en la cabeza que le quedó alojado a la altura del oído por obra de un par de motochorros que intentaron robarle su celular cuando tomaba un helado junto a su prima en el local “Acuarius”, ubicado en El Rancho 3692 de Ituzaingó.

Los delincuentes que casi se cobran la vida de Sofía son José Saracho y Lucas Gastón Cubilla, ambos mayores de edad. Fueron identificados por testigos del barrio que asistieron al duro momento en que ocurrió el hecho aquel 6 de diciembre. Ambos están prófugos y son intensamente buscados.

Como lo hizo a lo largo de la extensa y dolorosa recuperación de la adolescente, fue su papá en persona el encargado de difundir la buena noticia. Con el mismo tono optimista que caracterizó a cada uno de sus “partes médicos”, anunció que la chiquita fue trasladada hace horas nomás a un centro de rehabilitación en Parque Leloir donde un grupo de profesionales determinará a partir de nuevos estudios el tipo de tratamiento a seguir. Puede que la modalidad sea ambulatoria, o que en principio deba quedar internada.

Apoyo, clave de la recuperación: todo un barrio movilizado para pedir justicia y rezar por Sofía, una luchadora que volvió a nacer.
Apoyo, clave de la recuperación: todo un barrio movilizado para pedir justicia y rezar por Sofía, una luchadora que volvió a nacer.

Pablo contó además que “Sofi está de muy buen ánimo, estuvo escuchando música, cantando y hoy también  jugó con una pelotita”.

Finalmente, el papá de la nena se tomó su tiempo para agradecer: valoró el apoyo de familiares, amigos y de la gran cantidad de gente que sin conocerlos se involucró en el caso para darle a Sofía y a su familia el valor necesario para transcurrir estos días difíciles. Hubo marchas para pedir justicia, cadenas de oración y hasta un bingo para recaudar fondos para colaborar con la familia. “Todos la ayudaron a salir adelante y hay que seguir apoyándola sin bajar los brazos, como hasta ahora”, aseguró.