jueves 19 de julio, 2018

Pese al millonario robo, las autoridades del GEI no se rinden: “nos hemos repuesto de situaciones peores y esta no será la excepción”

La comunidad deportiva del club sigue conmocionada por la metodología instrumentada por los delincuentes, que actuaron con total impunidad por cerca de dos horas en la sede de la entidad. Están en la mira 10 socios que sabían del movimiento económico.

Robo en el GEI
Así quedaron boquete y caja fuerte luego del impactante robo que padeció el GEI

El Club de Gimnasia y Esgrima de Ituzaingó fue víctima de un robo gravísimo: se llevaron de la caja de seguridad ubicada en la sede de la institución cerca de dos millones de pesos que la administración había logrado recaudar en distintos eventos solidarios y que estaban destinados a la construcción del nuevo anexo deportivo de la entidad, además del pago de los salarios del personal.

“Ingresaron por la calle Pirán, por las vallas de obra que tenemos ahí, accedieron al club, caminaron hasta donde está el sereno de la institución, lo redujeron, y ahí trabajaron tranquilamente, por más de dos horas. Entraron por una ventana que está arriba de la cancha de tenis al salón principal, y ahí se metieron al baño de damas”, describió Facundo Sassone, integrante de la subcomisión de Rugby de la entidad deportiva.

El robo ocurrió entre las 0.30 y las 2.30 de ayer. La particularidad del hecho es que en los espacios en que los delincuentes se movieron no hay alarmas activadas, y en donde sí las hay no estuvieron. Por eso los directivos del GEI sospechan que hubo un entregador o de lo que se conoce como una “batida” con datos precisos. De hecho, una de las cámaras ubicadas justo sobre la caja de seguridad fue movida para que no registre la presencia de los malvivientes.

Robo en el GEI

Léase, sabían perfectamente qué los podía perjudicar en su patraña. Abrieron la caja fuerte con una moladora y de ahí sustrajeron la suma de dinero. Estar dos horas en un lugar así, en plena madrugada y haciendo ruido para provocar un boquete, poner en marcha una máquina para destrozar el acero de la caja fuerte y que nadie haya escuchado nada también es otra cosa que, al menos, llama la atención.

El presidente del club, Claudio Torres, dijo “los delincuentes cometieron el robo de manera muy tranquila y con la logística necesaria para realizar el boquete desde el baño” y confirmó que “Habrá diez personas que sabían que pasamos la caja fuerte”, expresó. “Tendremos que sentarnos a hablar con cada uno”, agregó.

Horas antes del robo, según fuentes del caso, la policía fue alertada de que una alarma del club había sonado y la empresa a cargo de la seguridad había requerido que una patrulla se acercara a Lavalle 1151, sede de la entidad. Los agentes informaron luego que se habían encontrado con el sereno Medina, que les había informado que todo estaba “tranquilo” y que no era necesario que ingresaran. Una hora después llegó otro llamado al 911. Esa vez, para avisar que el robo se había consumado. Según fuentes policiales, los agentes de la comisaría 1ª de Ituzaingó llegaron a GEI y allí se encontraron con Torres, que les dijo que había arribado al lugar tras la activación de la alarma.

Robo en el GEI
Profunda preocupación entre la comunidad deportiva del GEI por el robo padecido

El monto robado estaba en el club porque se había recaudado en diversas cenas y eventos de fin de año pasado con la finalidad de juntar fondos para la construcción del nuevo predio del GEI. Además, de ese monto salía el pago correspondiente al personal estable de la entidad. Incluso entre los documentos que se robaron se encuentran los planos de todo el club, las escrituras de los bienes de la institución y el convenio recientemente firmado con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por la cesión en comodato de 4,8 hectáreas en el Hogar Martín Rodríguez.

“Nos hemos repuesto de situaciones peores y esta no será la excepción. Esa es nuestra filosofía: lejos de hundirnos, esto nos va a dar impulso para conseguir más cosas de lo que venimos logrando”, concluyó Sassone.