viernes 19 de octubre, 2018

Jorge Oesterheld: “Es un poco doloroso que el Papa pase por arriba nuestro y aterrice del otro lado”

“Tenemos que tener confianza en que cuando él pueda va a venir a Argentina, vamos a tener su presencia y su palabra", declaró el también vicario de la Diócesis de Morón. Francisco inicia el próximo lunes una visita de tres días por Chile.

Jorge Oesterheld
Jorge Oesterheld, vicario general de la Diócesis de Morón, es también vocero del episcopado argentino

El vocero de la Conferencia Episcopal Argentina y vicario general de la Diócesis de Morón, Jorge Oesterheld, consideró como “un poco doloroso” que el papa Francisco “pase por arriba nuestro y aterrice del otro lado”, al hacer referencia a la visita que el Sumo Pontífice comenzará el lunes próximo en Chile.

“Nos cuesta a los argentinos digerir esto pero tenemos que tener confianza en que en cuanto él pueda va a venir a Argentina, vamos a tener su presencia y su palabra”, declaró el sacerdote. “Está esperando el momento, tiene una agenda complicada”, agregó el vocero episcopal, al tiempo que reconoció que “hay mucho ruido en torno a la figura del Papa”, en alusión al comunicado en el que los obispos argentinos criticaron a quienes pretender erigirse en voceros o representantes del Pontífice.

Papa Francisco
“Hay mucho ruido en torno a la figura del Papa”, reconoció Jorge Oesterheld

“Eso impide que lo importante que tiene el Papa para transmitirnos llegue a la gente. Nos pareció necesario aclarar algunas cosas, porque hay mucha gente que se atribuye representaciones del Papa que no son reales”, señaló. En un comunicado, el Episcopado había remarcado que “el papa Francisco se expresa en sus gestos y palabras de padre y pastor, y a través de los voceros formalmente designados por él; nadie ha hablado ni puede hablar en nombre” de Francisco.

Oesterheld aclaró que el comunicado no está dirigido a Juan Grabois, referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). “Grabois es uno de los pocos que, cuando habló, siempre aclaró que no hablaba en lugar del Papa”, apuntó. “Sin duda, se largó a decir una cantidad de cosas que personalmente no comparto. La frase está destinada a toda esa tendencia de interpretar lo que el Papa quiso decir”, subrayó Oesterheld.