lunes 17 de diciembre, 2018

Otro asesino a juicio: en junio se sabrá la condena contra Ángel Borile, que mató a su ex mujer y un escribano en Ituzaingó

Los jueces del Tribunal Oral Criminal 1 de Morón juzgarán la conducta del ex teniente de la bonaerense, que asesinó a sangre fría a Ivana Gómez (39) y Néstor Rombolá (48). Mirá el video de la agresión previa a la masacre.

Juicio a Borile
El ex policía Ángel Borile (centro) asesinó a su ex mujer Ivana Gómez y al escribano Néstor Rombolá

El mismo Tribunal Oral Criminal (TOC) 1 de Morón que juzgará al chacal Diego Loscalzo, el autor de la masacre de Hurlingham, tendrá la responsabilidad de juzgar a otro asesino a sangre fría. Se trata de Ángel Rafael Borile (42), el ex sargento de la Policía Bonaerense que el 4 de diciembre de 2014 mató a su ex mujer Ivana Valeria Gómez (39) y al escribano Néstor Darío Rombolá (48) en Ituzaingó.

Los jueces Juan Carlos Uboldi, Mariana Maldonado y Claudio Chaminade llevarán adelante el debate de un caso que para la justicia quedó aclarado luego de la detención del asesino, que estuvo casi 5 meses prófugo y fue detenido por Interpol. En principio se prevé que el juicio comience el 12 de junio venidero y termine el 18 de ese mes con el dictado de la sentencia.

El 4 de diciembre de 2014, Borile se encontró en la puerta de la escribanía de Rondeau 161 con su ex mujer, que era teniente de esa misma fuerza policial y había sido mamá seis días antes, el 28 de noviembre, mediante una cesárea. Tenían que vender una propiedad para dividir los bienes pero luego de una fuerte discusión el acusado la golpeó ferozmente, en un hecho que quedó registrado por las cámaras de seguridad cuyo video puede verse en este artículo. Cuando el escribano Rombolá quiso intervenir para separarlos, el policía sacó un arma y lo fusiló de dos balazos. Luego, asesinó a su ex esposa de ocho tiros cuando la mujer quiso escapar.

EL VIDEO DE LA AGRESIÓN A IVANA ANTES DEL DOBLE CRIMEN

El asesino escapó y se sospecha que contó con complicidad para evadirse de la justicia durante varios meses. Incluso se estableció, a través de la investigación que llevó adelante la fiscal Paula Hondeville, de la UFI 10 de violencia de género de Morón, que al otro día del crimen, un allegado a Borile retiró dinero de un banco de la zona con la tarjeta de débito de él. Eso da cuente de que el ex policía no actuó en soledad para mantenerse evadido.

El asesino recién fue detenido el 29 de abril de 2015 en Paraguay, en las inmediaciones de la terminal de ómnibus de Asunción. Estaba escondido en la casa de otro argentino, según comunicó Interpol de aquel país. Trató de refugiarse en un cuarto del fondo de la vivienda allanada sobre la avenida Fernando de la Mora. Su captura internacional había sido pedida el 18 de diciembre por el juez de Garantías 5 de Morón, Jorge Rodríguez, quien le solicitó la búsqueda a la Sección Investigaciones Federales de Fugitivos de Interpol. El ex agente buscado se había dejado crecer el bigote para cambiar su fisonomía.

Karen, la hija de Ivana, se convirtió en mamá de su hermanito, que tenía tan sólo seis días cuando Borile mató a su mamá. Hoy el nene tiene tres años y casi cinco meses. Ivana, según relató su propia hija, fue una mujer rodeada por la violencia, ya que un ex novio suyo también había sido denunciado por la víctima fatal y tenía una restricción perimetral de acercamiento. Fatalidades del destino: ella era agente en la comisaría de la Mujer de Ituzaingó.

Juicio a Borile
El ex teniente de la Bonaerense fue detenido en Paraguay tras permanecer casi cinco meses prófugo de la justicia

“A él (por Borile) la plata no le importaba, porque sacaba de algún lado, no se sabía de dónde. El día anterior a matar a mi mamá hubo una fuerte discusión en la puerta de mi casa entre él y un ex novio de mi mamá, que tenía restricción perimetral por violencia, donde amenazó con matarlo. Mi mamá estaba débil por la cesárea y los tuve que separar yo”, contó Karen, la hija de Ivana. “Borile vivía amenazando a mi mamá. La manipulaba amenazando con que me iba a matar a mí”, recordó.

Ivana y su verdugo estuvieron juntos 16 años. “Él llegó a mi vida cuando yo tenía 2. Éramos una familia, e incluso le decía mamá a mi abuela, su suegra”, rememoró. Pero los últimos tiempos de la pareja fueron tormentosos porque él se puso violento. Después de la separación llegó el fatal desenlace.