lunes 24 de septiembre, 2018

Atropello del Supermercado Zeta de Castelar: se adueñó de la calle y no permite que estacionen en el frente de su local de la avenida Arias

Elvira, una vecina que transita habitualmente por allí, cansada de padecer la arrogancia de los empleados del comercio, hizo llegar la denuncia a la redacción de Primer Plano On Line. Desde hace años, personal de la cadena de autoservicios cercan la calle con dos changuitos e impiden a los automovilistas estacionar sobre Arias al 2400.

Supermercados Zeta, en Av. Arias 2470: su frente luce cercado por dos changuitos en horario comercial.

¿Hay comercios con privilegios en Castelar norte? Seguramente no, aunque es llamativo que un local visible como es un supermercado se tome atribuciones que claramente no corresponden y hasta ahora nadie haya intervenido. Sobre su frente no hay cartel de “prohibido estacionar”; no tiene pintado de amarillo el cordón y la calle en señal de exclusividad comercial; ni existe otro tipo de señalización expresa que impida dejar allí vehículos estacionados.

El Supermercado Zeta, ubicado sobre la avenida Arias 2470, entre Campana y Rodríguez Peña en pleno centro de Castelar norte, viene disponiendo desde hace años del espacio público a su antojo. Funciona allí también la verdulería “Fruta 2000”. Los empleados son los encargados de delimitar con changuitos de compra los límites del “estacionamiento prohibido” sobre el frente del local. Para colmo de males, los miembros del personal del Zeta se sienten dueños de la calle y destratan a los conductores que les plantean su enojo al pretender dejar sus autos en este espacio permitido.

Llamativamente, en este tramo de la principal arteria del centro comercial de Castelar está vigente el estacionamiento medido, motivo por el cual pasa por allí personal del área de Tránsito del Municipio de Morón para controlar que los autos estacionados se ajusten a la norma -mediante la compra de tickets en comercios o por medio de la aplicación SEM-, dejando multas por infracción cuando corresponde. Así y todo, no han accionado contra este atropello al espacio público que ocurre, según los vecinos, sistemáticamente desde hace ya varios años.

El conflicto vecinal está planteado. Ojalá abra la puerta a una pronta solución y Castelar recupere este tramo de la calle que nunca debió tener como “dueño” a un comerciante antojadizo que durante mucho tiempo hizo lo que quiso sin que nadie le haya puesto un límite, hasta ahora.