sábado 23 de junio, 2018

A Morón se le escapó el triunfo en el final: ganaba un partido durísimo pero le empataron con un gol en contra

Con gol de taco de Facundo Pumpido, el Gallo ganaba y quedaba escolta de Rafaela. Pero a poco del cierre, un centro cerrado al área que intentó rechazar Perales descolocó a Salvá y se convirtió en el empate de los santiagueños.

Morón-Mitre
Leandro Guzmán, de buen partido, encara hizo durante toda la tarde mientras le dio el físico

Morón lo tenía. Había sido dominado en gran parte del juego por Mitre, un buen equipo, pero a cinco del final recibió un inesperado gol en contra que desembocó en el empate. Un resultado que se ajusta al buen cotejo que jugaron en el Urbano. Facundo Pumpido, de taco en el aire, le dio la ventaja al Gallo, pero empató Valentín Perales, en contra, al intentar rechazar un centro que cayó en el área y descolocó a Salvá.

El partido arrancó dinámico, con un ida y vuelta atractivo de ambos equipos. Los santiagueños, lejos de meterse atrás, fueron al Urbano a pelear el juego de cara al arco de Salvá, por lo que la mitad del campo fue apenas un lugar de tránsito. Mucha velocidad por los costados y osadía de ambos entrenadores para que sus muchachos vayan por los tres puntos.

La intensidad y el ritmo, como era lógico, fue bajando con el calor y el paso de los minutos. Tanto el Gallo como Mitre cubrieron muy bien los espacios defensivos y al adversario crear peligro se le hizo algo muy cuesta arriba. Por eso en el primer tramo, hasta que los 25 el árbitro frenó el juego para que los futbolistas se hidraten, prácticamente no hubo posibilidades claras para convertir frente a los arcos.

Morón explotó quizá por demás los pelotazos cruzados a través de Emmanuel Giménez y de Nicolás Ramírez para intentar aprovechar las espaldas de los defensores norteños. Y, en contraposición, el conjunto Mirasol empezó a aprovechar la velocidad de algunos hombres, sobre todo por los costados. La opción más nítida para ponerse en ventaja la tuvo el visitante, tras un pase de De Muner a la izquierda para Quinteros, un centro al medio y Botino, de carambola, casi la clava contra el palo izquierdo del seguro Salvá.

El capitán Mayola, firme como siempre en la zaga del Deportivo Morón
El capitán Mayola, firme como siempre en la zaga del Deportivo Morón

Cuando poco pasaba en el campo de juego, los hinchas del ‘Gallo’ se entretuvieron cantando contra Almirante Brown, el clásico rival. “Y ya lo vé, y ya lo vé, el que no salta, se va a la C”, sonó el en Urbano. Es que los de Isidro Casanova están penando en la B Metropolitana, anteúltimo en la tabla de promedios y una enorme crisis institucional. Y Morón tuvo su chance: fue un tiro libre desde la derecha de Giménez que Pumpido cabeceó en soledad, pero muy por arriba. Así se fue el primer tiempo.

La segunda mitad comenzó con una zozobra para Morón. Al minuto de juego hubo un tiro libre en la medialuna del área para Mitre, pero la ejecución fue espantosa. El remate se fue a la tribuna. Walter Otta, mientras tanto, ya estaba de mal humor y nervioso por el rendimiento de alguno de sus muchachos. Los gritos del entretiempo no alcanzaron.

Los santiagueños tomaron el control del partido. Sin ser abrumador, el dominio del balón era claro y las incursiones ofensivas preocuparon a los hinchas locales. El entrenador del ‘Gallo’ modificó el esquema: mandó a la cancha al Bicho Rossi, que volvía de una lesión, y sacó a Juan Ferreira, de floja contraprestación. Se corrió unos metros atrás Guzmán por la derecha y con un doble 9 presentó sus cartas para ir en busca del triunfo.

Y le dio resultado. Porque a los 27, el Rengo Díaz peleó una pelea contra Ferrari por la derecha, la ganó, metió el centro al medio y, tras un par de rebotes, Facundo Pumpido de taco en el aire la empujó al gol. Fue un golazo por la factura final, pero las protestas de los santiagueños estallaron contra el árbitro y el juez de línea por supuesto offside que la televisión demostró no era. El lateral izquierdo, responsable de perder el balón por una canchereada, se quedó tirado en el piso y habilitó a todos. Después del gol, Otta se dio vuelta y señaló a un plateísta que insultaba al delantero, que terminó siendo el goleador de la tarde.

MIRÁ EL GOL DE PUMPIDO, EL DESAHOGO DE OTTA Y EL EMPATE DE MITRE

Inmediatamente, el técnico de Morón mandó a la cancha a Fornica por el 9, que se llevó una ovación. Y ahí empezó a verse lo mejor del local, que hasta incluso pudo aumentar. Se rearmó la defensa con el ingreso de Perales por el lesionado Guzmán, y con cinco casi en línea a Mitre se le hizo imposible llegar. Morón era una fiesta. La enorme cantidad de público presente en el Urbano desplegó un gran festejo, con un grito que ya es emblemático. “Que de la mano, de Walter Otta, todos la vuelta vamos a dar”. Pero el destino le tenía una sorpresa: un centro al área para intentar la heroica de los visitantes terminó impactando en el pie derecho de Perales, que había sido anticipado por el peligroso Javier Grbec. En su afán por rechazar, el defensor venció a Salvá.

El empate fue justo. Jugaron un buen partido y terminaron repartiendo puntos. En rigor, ninguno de los dos mereció irse con las manos vacías. Para Morón, las 27 unidades que alcanzó prácticamente lo ponen a salvo en la pelea por los promedios. Y la ilusión de los hinchas de llegar a Primera sigue intacta.

SÍNTESIS:

DEPORTIVO MORÓN: Julio Salvá; Juan Ferreira, Sebastián Martínez, Emiliano Mayola y Nicolás Martínez; Leandro Guzmán, Cristian Lillo, Emmanuel Giménez, Nicolás Ramírez; Rodrigo Díaz; Facundo Pumpido. DT: Walter Otta

MITRE (SGO. DEL ESTERO): Ezequiel Mastrolía; Hugo Silva, Oscar Piris, Matías Moisés y Franco Ferrari; Martín Pérez Guedes, Gastón Bottino, Leandro De Muner y Daniel González; Ramiro Fergonzi y Joaquín Quinteros. DT: Arnaldo Sialle

CAMBIOS: 67′ Javier Rossi x Juan Ferreira (MOR), 70′ Lautaro Formica x Facundo Pumpido (MOR), 73′ Javier Grbec x Martín Pérez Guedes (MIT), 78′ Rodrigo Castro x Ramiro Fergonzi (MIT), 81′ Valentin Perales x Leandro Guzmán (MOR)

ÁRBITRO: Lucas Comesaña