fbpx
martes 17 de septiembre, 2019

Está delicado el gendarme baleado en Castelar, con un daño importante en los intestinos: la justicia busca a los atacantes

Fue trasladado al Hospital Aeronáutico y su cuadro evoluciona dentro de una situación de gravedad por los daños que recibió. Las imágenes de las cámaras de seguridad ya están en manos de la Fiscalía.

Ataque a gendarme en Castelar
El gendarme viajaba en este vehículo cuando fue interceptado por los atacantes

Gustavo Antonietti, el gendarme vecino de Villa Tesei que fue baleado en Castelar durante la madrugada del jueves pasado cuando delincuentes quisieron robarle su vehículo, se encuentra actualmente internado en el Hospital Aeronáutico con un cuadro delicado producto de las heridas que sufrió, sobre todo en los intestinos.

Si bien la condición sanitaria es compleja, los médicos evalúan como positiva su lenta evolución, dentro de los parámetros lógicos. En primera instancia fue atendido en el Hospital Municipal de Morón y luego derivado al otro centro asistencial de mayor complejidad.

El oficial, que presta servicios en Edificio Centinela, resultó baleado al defenderse del intento del robo de su vehículo en la intersección de Bernardo de Irigoyen y Almafuerte, en Castelar, por otro auto en el que se movilizaban entre tres y cuatro delincuentes y lo interceptaron en plena calle.

En cuanto a la investigación del hecho, la justicia ya cuenta con las imágenes captadas por las cámaras de seguridad de la zona, en las que se aprecia el paso de ambos coches. Con ese material y algunos otros elementos aportados por testigos de la balacera, la Fiscalía Nº 7 intentará encontrar a los atacantes, que se dieron a la fuga. La causa está caratulada como tentativa de robo, lesiones y tenencia de arma de guerra.

Antonelli se movilizaba con su Volkwagen Voyage y fue abordado por los malvivientes que viajaban a bordo de un Citroën C3 rojo, auto con el que se escaparon del lugar del cruce de disparos. El dato que pudo corroborar Primer Plano On Line hace instantes, en base a fuentes de la investigación, es que el vehículo de los ladrones no tenía pedido de secuestro, por lo tanto no había denuncia previa de que haya sido robado.

De todos modos, no es algo concluyente y está en vías de averiguación, dado que el cambio de patentes es moneda corriente. “No se identificó como vehículo buscado y tampoco coincide con algún auto robado los últimos días en la zona, pero no se descarta que lo sea”, concluyeron los informantes.