sábado 21 de abril, 2018

La justicia laboral y un durísimo fallo que va directo al corazón de un club de barrio

El Tribunal de Trabajo N° 2 de Morón condenó al Defensores de Hurlingham a pagar 530 mil pesos en concepto de indemnización a un profesor de educación física que reclamó por supuesta relación de dependencia que la comisión directiva actual desmiente.

Defensores de Hurlingham
Las nuevas autoridades del Defensores de Hurlingham temen por el futuro de la institución a partir del fallo

No son horas fáciles para el club Defensores de Hurlingham. La justicia laboral acaba de condenar a la institución a pagar una cifra millonaria, por más que se trate de una sexta parte del reclamo original, a un profesor de educación física que alegó haber tenido una relación laboral con la entidad y se consideró despedido con el cambio de comisión directiva.

Se trata del ex socio Raúl Pap, quien inició la demanda y recibió sentencia favorable por parte del Tribunal de Trabajo Nº 2 de Morón, a cargo de las juezas María Alejandra Amaya, Graciela Porta y María Elisa Jaime. Las magistradas dieron por probado el vínculo entre el docente y Defensores, y condenaron al club a abonar la suma de 530 mil pesos, más las costas del juicio, en concepto de indemnización. El tema es que con la actualización en relación a la fecha iniciada la causa la suma se acerca a los dos millones de pesos.

“Si, por supuesto que apelaremos. Nosotros está claro que no estamos de acuerdo con la decisión pero el día de la audiencia final ofrecimos abonar $300 mil en cuotas y el actor no aceptó. Esa cifra es impagable para un club de barrio”, le dijo a Primer Plano On Line Jorge Reymundi, actual presidente de la entidad. El dirigente también expresó que, en caso de confirmarse la sentencia en segunda instancia, “la única salida posible es efectuar depósitos de diez o quince mil pesos mensuales para que la justicia y la comunidad de Hurlingham aprecie que hay voluntad de pago, pero es imposible empíricamente abonar la totalidad del fallo”. Encima, la sede del club intenta salir a flote a partir de los daños que recibió en parte de sus instalaciones en el temporal de hace dos semanas.

Según describió Reymundi, el demandante Pap “era un socio que iba con su familia a disfrutar del club”. Su esposa integraba la comisión directiva anterior y es nieta de los fundadores del Defensores de Hurlingham Luis Recagno (h) y Florencia Recagno, pero el hombre no tuvo vínculo laboral directo. “Presentó testigos que no son gente del club y que dijeron que era el jefe de la colonia y el guardavidas. Es profesor de educación física de varios colegios y las juezas intentaron en todo momento que él acepte negociar pero se negó sistemáticamente”, explicó el actual presidente.

El fallo judicial interpretó que se trataba de un trabajador temporario, no constante. La tipificación de las juezas es que era un empleado efectivo pero que desarrollaba su actividad en la temporada que va del 15 de diciembre al 15 de febrero. “Si la justicia ratifica la sentencia, seguramente este hombre se quedará con una parte de nuestro club, privando a la juventud de una lugar que los incluye y los aleja de los peligros de la calle. Nosotros haremos nuevamente la propuesta de pagar en forma mensual entre 15 y 20 mil pesos, que la realizaremos cuando estén agotadas las instancias”, agregó Reymundi.

En principio, están conversando con el resto de los integrantes de la comisión directiva la posibilidad de emitir un bono contribución efectuar en el juzgado depósitos parciales del dinero que se pueda juntar y así demostrar voluntad de pago para evitar el remate de la entidad. Aunque eso requiere de autorización judicial, porque el fallo habla del pago de la totalidad del monto, no parcializado.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario