martes 16 de octubre, 2018

Después de la caída de parte del techo en Once, una delegada del Sarmiento denuncia: “hay un saqueo en obras secundarias para afanar plata”

Lo aseguró la representante de la Unión Ferroviaria Mónica Schlottauer en diálogo con Primer Plano On Line. Asimismo, advirtió sobre una suerte de censura que desde la empresa pretenden imponer a los trabajadores.

Estación Once
Así quedó la estación Once anoche, con parte del techo caído justo cuando arribaba un tren

La tremenda secuencia que vivieron anoche usuarios y trabajadores en la estación Once, cuando una formación que llegaba desde el oeste se encontró con partes del techo que se desmoronó sobre el tren y de milagro no ocasionó víctimas, puso en alerta a los gremios ferroviarios, que nuevamente eleva su voz para reclamar contra el estado general del servicio.

“Hay obras que se están haciendo en distintas estaciones de muy baja calidad. Eso puede apreciarse en las estaciones nuevas, que ya con la lluvia de estos días se filtraron por todos lados y cayeron techos en Castelar, al igual que en los vestuarios y en el comedor de los talleres. Hay baños públicos clausurados, como ocurre en Moreno, y otras que no se pueden usar porque los pisos se hunden o no tienen sistema cloacal correctamente instalado”, describió la delegada Mónica Schlottauer en diálogo con Primer Plano On Line.

“Hay contratistas que no son supervisadas por el área a cargo y el actual gerente general de la línea Sarmiento viene de infraestructura, y lo premiaron cuando en realidad viene del escándalo con el puente de Luján, que se hizo más angosto que las medidas del tren”, agregó la delegada. Se trata de Walter Grandi, uno de los responsables del puente ferroviario que quedó chico y por el cual el tren no pasaba luego de una inversión de unos 55 millones de pesos para su construcción. Allí, por un error de cálculo de la empresa contratista que no fue controlado por el área gubernamental respectiva, se terminó el trabajo con 3,40 metros de ancho cuando debía tener 4,20. Eso hacía que los vagones del Sarmiento apenas pasaran, señalaron desde la Unión Ferroviaria, mientras que los nuevos trenes de carga chinos directamente no podían circular por la obra.

El polémico puente de Luján, que quedó más angosto de lo debido y debió ser reacondicionado
El polémico puente de Luján, que quedó más angosto de lo debido y debió ser reacondicionado

“Acá hay un saqueo de obras secundarias para afanar plata”, denunció Schlottauer “Poner a ese gerente en la cabeza de la línea Sarmiento es profundizar el tema”, continuó. Asimismo, en cuanto al servicio, refirió que nunca pusieron el sistema automático de frenado de trenes prometido desde “la revolución ferroviaria” que anunció hace años el ex ministro de Transporte de la gestión kirchnerista Florencio Randazzo. “Y con el cambio ‘moderno y eficiente’ nos estamos llenando de agua”, agregó la delegada.

En cuanto a la estación Once, desde la Unión Ferroviaria aseguran que las irregularidades de ese techo se venían denunciando, “sobre todo por la precariedad del trabajo que se hacía de noche”. Y graficaron con un caso comparativo: “Hace más de un año otra contratación de infraestructura dejó inválido para siempre a un trabajador porque le ordenaron trabajar sin cortar el suministro de electricidad en Merlo, en el área de usinas”.

Para finalizar, Schlottauer se quejó de una suerte de censura a la que quieren exponer a la organización gremial y a los propios trabajadores. “La empresa, con este nuevo gerente, quiere implementar el mal llamado código de ética, que prohíbe a los trabajadores hablar de estos temas con gente ajena a la empresa, como la prensa, e imponer áreas administrativas del Estado en donde realizar las denuncias”, cerró.