martes 16 de octubre, 2018

Conmovedor mensaje de la clínica donde trabajaba el hombre al que mataron en Villa Tesei para robarle la moto

Juan Díaz fue asesinado a sangre fría por dos delincuentes ante los ojos de su hijo de 15 años. DIM, la clínica privada de Ramos Mejía donde trabajaba, le dedicó en su cuenta de Facebook un sentido mensaje de reconocimiento y dolor por su trágica partida. 

Crimen de Juan Gregorio Díaz
Juan Gregorio Díaz fue víctima de una cacería por las calles de Villa Tesei luego de retirar a su hijo de la escuela

¨La familia DIM sufrió una pérdida irreparable. Uno de nuestros compañeros fue asesinado cuando fue a buscar a su hijo al colegio”. Así de llano, así de simple y doloroso es el inicio del mensaje que  la clínica privada en la que trabajaba Juan Díaz le dedicó a este hombre de 42 años que se desempeñaba en el área de mantenimiento de la empresa de salud.

En la noche del jueves 7 de junio Díaz fue asesinado cuando iba a buscar a su hijo Juan Ignacio de 15 años al Colegio Parroquial Santa Marta ubicado en Villa Tesei, en las cercanías del Shopping Plaza Oeste de Morón.

Ambos se trasladaban a bordo de una motocicleta Duque 250 cuando, al circular por la calle Juan Kiernan, a la altura de Santa Mónica, dos delincuentes los atacaron a balazos sin mediar palabra.

La nota de la clínica privada narra: “Robaron su moto, pero lo que verdaderamente arrebataron fue la vida de una excelente persona. Los delincuentes dispararon en primer lugar a su hijo en el brazo, quien afortunadamente está fuera de peligro, internado en el sanatorio de La Trinidad en Ramos Mejía. Juan, no tuvo esa suerte. Le dispararon por la espalda. Herido manejó 10 cuadras para intentar alejar a su hijo de esa situación de peligro, cuando terminó cayendo de la moto y los delincuentes, quienes los estaban persiguiendo, se llevaron la moto y los dejaron a los dos tendidos en el suelo”.

Díaz fue trasladado al Hospital Posadas donde sufrió dos paros cardíacos mientras estaba en la sala de cirugía hasta que finalmente falleció.

A sus 42 años, Juan Díaz era padre de Juan Ignacio y Antonella, de 5 años, fruto de su amor con Vanesa. Trabajaba en DIM desde hacía unos 7 años y se lo conocía por su disposición a ayudar a quien lo necesitara con su mejor sonrisa. Además de su actividad laboral, colaboraba en la fundación que posee la empresa de salud.

La carta de DIM pinta a Díaz como un hombre familiero, buen empleado y compañero, de sonrisa dispuesta.
La carta de DIM pinta a Díaz como un hombre familiero, buen empleado y compañero, de sonrisa siempre dispuesta.

“Hoy DIM está de luto” –sentencia la nota- y continúa: “Una familia quedó destruida. Un hijo vio morir a su padre. El único sustento económico que tenía esa familia ya no está. Desde DIM, los vamos a acompañar siempre, para reclamar justicia y honrar la memoria de una excelente persona”. Con este fin, esta tarde, amigos y familiares de Díaz participarán de una suelta de globos en la puerta de DIM Ramos Mejía, en Av. Rivadavia 14.252.

Mientras el fiscal Claudio Oviedo, de la UFI Nº 5 del Departamento Judicial Morón, analiza las cámaras de seguridad en la zona para intentar dar con los atacantes, se difundió la foto de Díaz junto a su moto. La idea es que sirva para que algún testigo que reconozca el rodado pueda acercar a los investigadores a dar con los delincuentes.