sábado 23 de junio, 2018

Una foto y una frase que desatan la ilusión de los hinchas de Morón: “Estamos muy cerca”

Román Martínez posó para su cuenta de Instagram con la camiseta del ‘Gallo’ junto a su hijo Mirko. Hace un año había confesado que su sueño era retirarse en el club de sus amores jugando con su hermano. “Ojalá que el diablo no meta la cola”, se sinceró el presidente Alberto Meyer.

Román Martínez
Román Martínez, su hijo Mirko y su amor incondicional por el Deportivo Morón

El cronista de Primer Plano Online estaba cerca del presidente del Deportivo Morón, se sumó a la charla y escuchó la frase, que primero pareció una sentencia pero se cerró con prudencia. “Estamos muy cerca. Ojalá que el diablo no meta la cola”.

Hablaba de Román Martínez, una de los futbolistas surgidos en el club y que en las últimas dos décadas mayor trascendencia logró, junto a los casos de Hugo Campagnaro y Diego Perotti. En esa misma conversación, el mandamás confesaba que la institución, por pedido expreso del cuerpo técnico, estaba dispuesta a hacer “el máximo esfuerzo posible” para repatriar al volante.

A los deseos de dirigentes, hinchas y entrenador se suma, factor fundamental, que Román tiene ganas y está dispuesto a resignar el dinero que ganaría en algún club de la Superliga para retornar. “Retirarme en Morón es mi idea, es algo que anhelo”, le había dicho el volante al diario La Nación allá por febrero de 2017.

LA NOTA EN LA NACIÓN EN LA QUE CONFESÓ SU ANHELO DE RETIRARSE EN MORÓN

https://www.lanacion.com.ar/1983090-roman-martinez-su-pasion-por-moron-sus-idolos-la-musica-en-el-vestuario-y-el-equipo-que-elige-en-la-play

Pero es una negociación compleja de todos modos, porque implica una ingeniería de parte del club para equiparar el plantel y que un salario no sea tan desigual al resto. La brecha entre las partes se achicó y, de conseguirlo, sería el refuerzo de jerarquía que Otta y sus colaboradores esperan con ansias. De hecho, con el regreso a las prácticas de ayer, la zona del mediocampo quedó prácticamente despoblada con las salidas de Emmanuel Giménez, Emiliano Méndez y Damián Toledo, todos futbolistas de ese lugar de la cancha.

Por lo pronto, el crack hizo pública la foto que ilustra éste artículo con su pequeño hijo Mirko, ambos fanáticos del ‘Gallo’. Quien sabe leer entre líneas el mensaje, posteado justo el día en que se cumplió el aniversario del título, no necesita de intérpretes. Morón tiene un objetivo: quiere jugar la Superliga y tal vez sea de la mano de Román Martínez, quien jugó en el ‘Gallo’ entre 1999 y 2003 y sólo dejó de ir a la cancha a ver al equipo cuando estuvo en España (jugó en Español de Barcelona y Tenerife).

Sé el primero en comentar

Deja un comentario