fbpx
martes 17 de septiembre, 2019

Secuestro exprés al concejal de Ituzaingó Gabriel Pozzuto: se lo llevaron en su propio auto y lo liberaron a la media hora

Ocurrió cuando se dirigía a la empresa que su familia tiene en San Justo. Le frenaron una camioneta delante de su coche y se lo llevaron. Duró cerca de media hora y, además del auto, le robaron el celular. “La verdad es que no me pegaron y sentí que en ningún momento la situación se les fue de las manos”, detalló a Primer Plano Online.

Gabriel Pozzuto
Gabriel Pozzuto es uno de los candidatos ya lanzado a la intendencia de Ituzaingó por Cambiemos

El comienzo de la odisea no fue tan distinto a lo que suele ocurrir en este tipo de maniobras delictivas. Los malvivientes perciben una oportunidad, encierran a la víctima de manera sorpresiva, como para no darle lugar a que escape, y así empieza el secuestro. En esta ocasión, el destinatario fue una figura política conocida en la región: el concejal de Cambiemos en Ituzaingó Gabriel Pozzuto, quien afortunadamente puede contar la historia.

“Iba a la empresa que tiene mi familia en San Justo y, cuando estaba por Ramos Mejía, una camioneta Ford Eco Sport gris con patente nueva que estaba delante de mí frena, desciende una persona armada que me hace detener el auto apuntándome. Me hace correr al asiento del acompañante, y empieza a gritarme que mire para abajo”, le contó a Primer Plano Online anoche, luego de la agitada jornada que vivió.

Y siguió: “Es ahí cuando pierdo la noción del tiempo. Estuvimos dando vueltas como media hora, y mientras tanto me preguntaba dónde vivía, si tenía plata y demás. En realidad yo mucho dinero en efectivo no tenía, y les ofrecí el efectivo que tenía encima porque me manejo con tarjeta de débito”.

El lugar exacto en donde fue levantado no lo puede precisar. Refiere una zona geográfica ubicada entre Ramos Mejía y Villa Luzuriaga, a pocas cuadras del Colegio Don Bosco como para dar una zona que el lector pueda identificar.

“Como era poco dinero el que tenía encima les propuse que vayamos a un cajero y que sacáramos el límite diario permitido, que son 5 mil pesos. Pero se molestaron porque pensaron que me estaba haciendo el vivo para que los filmen o los vea la Policía. Entonces se detuvieron, subió otra persona a la que no pude ver porque siempre estuve mirando para abajo, me volvió a pedir plata y el celular”, agregó Pozzuto.

TRANQUILIDAD

Según describió el concejal de Ituzaingó, los malvivientes actuaron siempre “tranquilos”, y hasta relató una situación hasta curiosa en medio de la tensión. “Cuando les di el celular, me pidieron que le saque el chip y la memoria, que no podía sacar porque estaba en un alojamiento especial. Entonces buscaron un cuaderno con espiral que tenía en el auto, metieron ese alambrecito, sacaron chip y tarjeta y me la devolvieron para que no pierda los datos”. Todo en medio de un secuestro o privación ilegal de la libertad, como se conoce a los casos en donde no se exige rescate de la víctima.

“Como insistían con más dinero y yo no tenía, la segunda persona que se subió se bajó y se pasó a la camioneta gris. La seguimos y en cercanías de la vía me pidieron que descienda de mi auto, que camine para el otro lado de la vía y que no mire. Les hice caso y ellos se fueron con ambos vehículos: la camioneta y mi coche”. Así terminó todo.

Pozzuto fue liberado en cercanías de las vías del ferrocarril San Martín, y comenzó a caminar primero para saber en dónde lo habían dejado y ahí se percató que estaba cerca del ex regimiento de San Martín, en Ramos Mejía.

“La verdad es que no me pegaron y sentí que en ningún momento la situación se les fue de las manos. Me acerqué a una posta policial que hay cerca, donde me atendieron muy bien, en seguida vino un móvil y me ofrecieron llevarme de nuevo hasta el lugar de los hechos, y me aclararon, cuando les conté dónde había sido, que no había cámaras de seguridad ahí”, cerró.

Todos los indicios dan cuenta de un secuestro al voleo, pero como abogado Pozzuto no descarta ninguna hipótesis. La denuncia ya fue radicada.