fbpx
domingo 15 de septiembre, 2019

Procesaron con prisión preventiva a la abogada Julieta Bonanno, detenida en Ituzaingó por el doble crimen narco de Belgrano

Lo decidió el juez federal de Campana Ariel González Charvay, quien considera que la letrada fue coautora de los asesinatos de sus dos clientes. En manos de la mujer los investigadores hallaron restos de pólvora.

Julieta Bonanno
La abogada Julieta Bonanno permanece detenida por el doble crimen narco de Belgrano

La abogada Julieta Bonanno, detenida por el doble homicidio del barrio porteño de Belgrano, fue procesada por el juez federal de Campana, Ariel González Charvay, como coautora del delito de doble homicidio agravado por haber sido cometido con alevosía, con el concurso premeditado de dos o más personas y por el uso de arma de fuego.

El hecho ocurrió el lunes 4 de junio en un edificio del barrio de Belgrano. La llamada al 911 dura apenas un minuto cuatro segundos y quedó grabada a las 22.35 del lunes 4 de junio. En ella se escucha cómo la abogada Julieta Estefanía Bonanno (29) le pide ayuda al operador y le dice que alguien mató a sus clientes, el mexicano Rodrigo Alexander Naged Ramírez (59) y su hijo, el colombiano Jhon Naged (30).

“¿Qué pasó?”, le preguntó el operador. “No sé, entraron. Empezaron a los gritos. A mí me encerraron”, contestó Bonanno, agitada, mechando algún “¡ay Dios!” en su relato. “¿Siguen ahí?”, continuó el operador. “No, salí. Están muertos. ¡Por Dios!”, respondió la abogada. “Yo vine a ver a mi cliente. No sé. Entraron. Entró uno y empezó a los gritos. Están muertos los dos”, dijo Bonanno, quien minutos después repitió esta versión con más detalles ante los hombres de la Policía de la Ciudad que llegaron al departamento del 10 E del edificio de Avenida Cabildo 2659, donde vivían las víctimas y donde fue el doble crimen.

¿Bonanno fingió su agitación? ¿Ese hablar entrecortado y las exclamaciones como “¡ay Dios!” fueron puro teatro para ocultar el hecho de que ella participó de los homicidios? En este punto creerle o no es puramente subjetivo. Una primera pericia realizada por la Policía de la Ciudad determinó que había rastros de pólvora y otros metales en la mano izquierda de la abogada. Los rastros se encontraron puntualmente sobre la cara externa de esa mano, entre el dedo índice y el pulgar. Esos elementos, además de las cámaras de seguridad que registraron su ingreso al edificio con un hombre con capucha.

Bonanno era la abogada defensora de Naged Ramírez, de 59 años, que había estado preso tras el operativo Bobinas Blancas, el intento de contrabando de 2000 kilos de cocaína ocultos en bobinas electromagnéticas de acero. Había sido procesado con prisión preventiva por González Charvay, pero quedó exceptuado provisionalmente del proceso luego de haber sufrido un ACV que le dejó graves problemas de salud y que le impedía, en términos legales, comprender en el proceso penal en su contra la criminalidad de sus actos.

“Fue justamente la estrecha relación que unía a Bonanno con los Naged la que le permitió conocer y aportar datos esenciales que aseguraron la forma en la que se llevaron a cabo los homicidios”, explicó González Charvay en su resolución.