jueves 19 de julio, 2018

Cuento del tío en Castelar: se hicieron pasar por empleados de una empresa de gas y le robaron 60 mil pesos a un abuelo

El hecho se suma a la denuncia que varios habitantes de la zona céntrica de esa localidad, que alertaron sobre la presencia de algunos sujetos que merodeaban el ingreso a los edificios preguntando si había vigilancia y porteros.

El cuento del tío ocurrió en Rodríguez Peña al 1200, de Castelar (imagen Google Street View)

Como en tantos otros lados, los vecinos de Castelar vuelven a estar en alerta frente a la inseguridad. El motivo: un vecino de 77 años fue víctima de lo que se conoce como cuento del tío: un sujeto que se hizo pasar por empleado de una empresa de gas ingresó a su vivienda y, al constatar que estaba sólo, hizo entrar a un acompañante. Entre ambos redujeron al abuelo, lo ataron de pies y manos y lo golpearon levemente, hasta que el dueño de casa les entregó cerca de 60 mil pesos que tenía en su poder además de algunas alhajas de oro.

El hecho ocurrió en Rodríguez Peña al 1200 en pleno mediodía, a las 12. Lo llamativo del caso es que a 30 metros de la vivienda en donde ocurrió el robo hay una garita de seguridad, pero en responsable no estaba en su lugar de trabajo al momento del hecho. Cuando los delincuentes salieron de la casa robada fueron captados por las cámaras de seguridad de un vecino que vive justo enfrente. Esa filmación ya está en poder de la Fiscalía interviniente y de la Policía.

Ambos malvivientes se alejaron caminando del lugar, mientras que la víctima logró desatarse y salir a pedir ayuda. Llamaron al 911 y el patrullero llegó a los cuatro minutos. Luego acudió el móvil de Seguridad Ciudadana y el comisario de Castelar 7ª se acercó al domicilio a charlar con el hombre asaltado.

En base a diversos testimonios recogidos en los últimos días en la redacción de Primer Plano Online, hay una profunda preocupación entre los vecinos de Castelar centro, ya que este atraco se dio en esa zona. Se suma al hecho de que tres sujetos fueron captados por cámaras de seguridad privadas ubicadas en las calles Campana, Francia y San Pedro cuando merodeaban los ingresos a edificios, haciendo un trabajo de inteligencia delictiva con preguntas referidas a la vigilancia y porteros.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario