fbpx
sábado 21 de septiembre, 2019

Con un llanto desconsolado, el marido de la policía baleada en Ituzaingó anunció que renuncia a la fuerza

Fernando Altamirano se mostró conmocionado por el hecho y reclamó que los delincuentes se arrepientan de lo que hicieron. Además, que los testigos que puedan aportar algo brinden los datos.

Fernando Altamirano
Fernando Altamirano, pareja de la joven agente de la Policía que fue baleada en Ituzaingó y está grave

Fernando Altamirano, esposo de Lourdes Espíndola, la mujer policía que recibió un tiro en el cuello, habló en las puertas del Hospital Posadas donde está internada en grave estado la uniformada. El hombre, visiblemente conmocionado, agradeció a los dos policías que trasladaron a su mujer luego del hecho: “Les debo la vida a los compañeros de ella que llegaron antes porque si no se me moría”.

Al ser consultado sobre el hecho por los periodistas, el policía afirmó que “ella me avisó por WhatsApp y me dijo que se estaba muriendo”. En medio del shock, Altamirano aseguró: “No sé qué fueron a hacer los delincuentes, solo quiero que me llamen por teléfono y me expliquen o me pidan disculpas”. “Yo ya la estaba esperando con mis hijos, mi hijito inclusive le mandó un mensaje diciendo ‘te estamos esperando mami””, recordó, entre lágrimas.

Respecto al estado de salud de su mujer, señaló que “hay que esperar, necesita dadores de sangre, un milagro, que todos recemos, le pido colaboración a todos por favor. ¡Yo la quiero viva!”. Además, contó que “hace una semana atrás le dije ‘mi amor sabes que no podemos vivir toda la vida de policías'” y se quejó: “El policía de la provincia de Buenos Aires está desprotegido”.

Por último, espetó: “Mandaría a la gobernadora María Eugenia Vidal a la concha de su madre porque esto es culpa de ella, y al presidente Mauricio Macri también. Desde hoy no soy más policía”, cerró.