martes 11 de diciembre, 2018

Del viudo de Lourdes, la policía asesinada: “Juani ya sabe que su mamá está en el cielo y se convirtió en un angelito”

Fernando Altamirano atendió a Primer Plano Online vía telefónica a una semana de la muerte de la oficial en Ituzaingó. Si bien prefirió no opinar sobre la investigación, confesó sentirse esperanzado en el devenir de la búsqueda de la verdad. La emotiva canción que le dedicó.

Lourdes Espíndola
"Gracias a Dios tengo el apoyo incondicional de todos los policías", agradece Fernando Altamirano

Es domingo al mediodía y Fernando Altamirano responde un mensaje de WhatsApp. Pide diez minutos para ponerse en contacto con el cronista de Primer Plano Online y brindar una breve entrevista vía telefónica. Está terminando la primera semana sin Lourdes, la mujer con la que soñó un futuro común y que el destino, y la delincuencia, le arrebató de manera violenta.

Fernando ofrecerá respuestas cortas pero concretas. Aclara que tiene poco por decir en estas horas, que prefiere no opinar sobre la investigación para establecer responsabilidades sobre lo que pasó con la oficial asesinada de un balazo en la parada sobre la calle Quintana, a la salida de su turno en el peaje de la Autopista del Oeste. Del ataque se saben detalles en base a lo narrado por este y otros medios, y de la pesquisa que hay tres detenidos, aunque todavía el arma no apareció. Y que aún resta al menos un prófugo.

“Duro, muy duro, llevándola como se puede”, describe Fernando. “Gracias a Dios tengo el apoyo incondicional de todos los policías. Esto que pasó con Lourdes nos unió a todos: los de la Federal, los de la Bonaerense, los de la Local. No sólo de la fuerza sino también del ciudadano, que me lo hace saber en la calle”, agrega.

El oficial Altamiraro sigue de licencia, y no tiene fecha de sus superiores para retomar funciones. Según define su estado de ánimo, no se siente en condiciones para volver a trabajar. Pero sí mantiene su fortaleza espiritual para continuar el reclamo por las mejores condiciones de trabajo a título individual y colectivo. Curioso lo que le pasa: siente que la esperanza de muchos de sus camaradas está depositada en lo que él pueda lograr.

“Es muy extenso, son muchas cosas las que tienen que cambiar”, resume cuando Primer Plano Online lo consulta en relación a las propuestas que presentarán públicamente a las autoridades el próximo 18 de agosto en las puertas del Congreso nacional. “Por empezar el sueldo de los policías, las horas de trabajo, que a la hora de salir a la calle y trabaje sea para bien y que su trabajo no se juzgue tanto, porque a veces se nos juzga como si fuéramos los delincuentes. Y nosotros salimos a exponer nuestras vidas por los ciudadanos a la calle”. Esa es la síntesis del movimiento policial que pretende encabezar.

Para esa jornada está convocando a efectivos en actividad de todas las fuerzas que quieran sumarse, a familiares de policías caídos, y a la gente que los quiera acompañar. “Nosotros vivimos desamparados todo el tiempo. No nos dejan reclamar nada por no ir en contra del Estado”, argumenta. Entre los puntos del petitorio que entregarán se encuentra la posibilidad de tener su sindicalización como cualquier otra actividad laboral. Es un debate que rechazó hace poco tiempo la Corte Suprema de Justicia. Quizá la opinión del máximo tribunal se pueda torcer con una masiva convocatoria.

También contará que no le interesa pedir un cambio de destino, por lo que seguirá viajando seis horas diarias para ir y volver de su trabajo en el Comando de Patrullas de Moreno. Y pronunciará la frase elegida como título de la entrevista: “Juani ya sabe que su mamá está en el cielo y se convirtió en un angelito. Pero es chico todavía, lo lleva a su manera”. Se trata del pequeño hijo de Lourdes, de tan sólo seis años, a quien su mamá le había mandado el mensaje minutos antes del ataque prometiéndole que iba para su casa a encontrarse con él. Un viaje que la agente nunca pudo hacer porque la muerte se le cruzó en el camino.

Lourdes EspíndolaFernando sigue de licencia en la Policía, sin fecha determinada para volver a trabajar

EL ARMA HOMICIDA

El resultado de la pericia balística realizada por la Policía Científica de la Bonaerense dio positivo en el cotejo entre el proyectil extraído del cuerpo de la víctima y una de las armas secuestradas en la casa de uno de los detenidos, Jorge Pablo Di Blasi. “El proyectil calibre 38 Special y la muestra testigo obtenida a partir de proyectil calibre 38 Special lanzado por el revólver calibre .357 marca Taurus, incautado en la causa, dio positivo”, remarca el informe.

Mientras tanto la Policía busca a un tercer sospechoso por el crimen de Espíndola. El jueves de la semana pasada, uno de los testigos reconoció a Di Blasi, de 37 años, uno de los dos detenidos. El otro detenido es Pablo Manuel Frascarelli, de 38 años, que bajó del auto en que viajaban al momento del ataque para robarle el arma reglamentaria a la agente.