martes 11 de diciembre, 2018

Snow Travel también dejó en banda a un contingente de alumnos de Ituzaingó y los padres están desesperados para que los chicos puedan viajar igual

La empresa de turismo estudiantil que presentó quiebra la semana pasada le complicó los planes a los alumnos del Colegio Santa María de Guadalupe. Conocé las peripecias del grupo de papás y mamás para que el viaje de egresados igual se haga.

Viaje de egresados
Los chicos del Colegio Santa María de Guadalupe esperan poder concretar el soñado viaje de egresados

Las noticias empezaron a circular a través de las redes sociales y los grupos de WhatsApp hasta que finalmente se confirmaron. El grupo de padres del Colegio Santa María de Guadalupe se enteró el jueves pasado que Snow Travel entregaba la licencia turística porque no podía solventar los gastos. “Entramos en desesperación”, sintetizó ante la consulta de Primer Plano Online Verónica Leopoldino, mamá de uno de los estudiantes.

Y ahí comenzó un peregrinar que aún dura. Es que los padres habían terminado de pagar los 35 mil pesos correspondientes al viaje, y los chicos tenían previsto partir el 31 de agosto. “Esa era la fecha acordada. Entramos en desesperación, empezamos a averiguar qué había pasado hasta que nos confirmaron que era verdad la quiebra de la empresa”, continuó la mamá.

Ese mismo día se pusieron de acuerdo en el grupo de padres y se dividieron las tareas. A primera hora una tanda fue a realizar la denuncia a Defensa del Consumidor de Ituzaingó. A su vez, otro grupo de papás fue a las oficinas de Puerto Madero de la firma y un tercer contingente se dirigió al Ministerio de Turismo de la Nación. Estaban en pánico, temerosos de que la aventura de sus hijos se frustre por cuestiones ajenas a sus responsabilidades.

Bajaron las denuncias por internet y las llevaron firmadas a la dependencia ministerial, con lo que actuaron rápido. Eso resultó favorable a sus intereses en medio del sombrío panorama que los sorprendió. “Aunque suene extraño, tenemos que agradecer que la empresa Snow Travel pagó por cada uno de nuestros hijos la cuota cero, que es un seguro que, en el caso de que la firma no pudiera solventar los gastos, el Ministerio de Turismo les garantiza el viaje a los chicos”, explicó Leopoldino.

Pero todo tiene un pero, por redundante que parezca. Mientras esperan que les asignen una nueva empresa que se haga cargo del viaje, ya saben que quien resulte adjudicataria les brindará un servicio básico: traslado en micro, hotel y pensión. Todo lo que habían pagado en materia de excursiones y boliches lo perdieron. Incluso el paquete original era ida en ómnibus y regreso en avión. Ahora, los papás tendrán que darles dinero extra a los chicos para poder afrontar lo gusten hacer allá, en Bariloche.

“Por lo menos tenemos el seguro pago, que es lo que nos garantiza el viaje. Las novedades son a diario, y sabemos que todo tiene un costo. Se está hablando de una empresa que ofrece seis excursiones por $6.500 aproximadamente. Y eso lo tienen que pagar los chicos allá, además del depósito que tienen que dejar en el hotel en que se hospeden”, detalló la mamá.

Como el viaje estaba previsto para el 31 de agosto, tampoco hay chances de financiar el nuevo costo, y el desafío de padres y estudiantes ahora es conseguir que todos puedan hacer las actividades juntos. El tema es que algunas familias no alcanzan a juntar el dinero. En ese camino, los chicos se están poniendo de acuerdo en hacer rifas y una kermese para el Día del Niño, en donde puedan recaudar fondos y ayudarse entre sí.