fbpx
jueves 19 de septiembre, 2019

Con la consigna “Ni Un Policía Menos”, efectivos de diversas fuerzas y familiares de caídos marcharon al obelisco

“No queremos más muertos a manos de los delincuentes, ni policías ni ciudadanos”, coincidieron los peticionantes, que armaron una ruidosa manifestación. El viudo de la oficial Lourdes Espíndola, asesinada en Ituzaingó, al final no asistió.

Ni un Policía Menos
La manifestación concentró a casi un millar de personas, entre familiares y efectivos en actividad de diversas fuerzas de seguridad

Alrededor de un millar de personas se movilizaron esta tarde en el obelisco porteño con la consigna Ni un Policía Menos, para reclamar mejores condiciones de trabajo para los efectivos de las distintas fuerzas de seguridad y que haya justicia por los crímenes de los agentes caídos durante la prestación de servicio, principalmente con el recuerdo del brutal asesinato de la oficial Lourdes Espíndola en Ituzaingó.

“No queremos más muertos a manos de los delincuentes, ni policías ni ciudadanos”, coincidieron familiares y amigos de víctimas que se sumaron a la ruidosa manifestación, que fue convocada por Fernando Altamirano, viudo de la agente asesinada tras cumplir servicio adicional en el peaje Quintana de la Autopista del Oeste, en Ituzaingó, y que pertenecía al Comando de Patrullas de Moreno.

Fernando Altamirano

Sin embargo, Altamirano no fue parte de la movida, a la que sí concurrió el padre de Espíndola. En medio de una tarde gris, cuyas condiciones meteorológicas se fueron complicando con el correr de los minutos, la concentración comenzó pasado el mediodía y duró cerca de tres horas. En ese tiempo, padres, hermanos y hasta hijos de agentes muertos brindaron su testimonio y coincidieron en señalar “las condiciones precarias” en la que deben trabajar.

Ni un Policía Menos

El capitán Sandro Amaya le dijo a Primer Plano Online que el espíritu de la marcha no fue reclamar contra nadie sino a favor de que no haya un solo policía más muerto a manos de los delincuentes “que salen a la calle dispuestos a todo”. En esa queja coincidieron agentes de la Policía Federal, de Gendarmería, de Prefectura y de la Bonaerense, que en menor medida también hicieron oír su voz.