fbpx
martes 17 de septiembre, 2019

Locura y violencia en Isidro Casanova: piedras, tiros y hasta agua hirviendo para atacar a siete policías

Los vecinos agredieron a los efectivos que acudieron a un llamado del 911 alertando sobre un hombre armado que estaba disparando al aire. Los policías lo persiguieron y al llegar al fondo de la propiedad, mientras el sospechoso escapaba, fueron atacados por dos hermanos.

Locura en Casanova
La casa de Isidro Casanova donde fueron atacados los policías: siete de ellos terminaron hospitalizados

Lo que comenzó con un llamado al 911 para advertir sobre un hombre armado en la localidad de Isidro Casanova terminó con siete policías hospitalizados tras ser atacados a tiros, pedradas y hasta con agua hirviendo por un grupo de vecinos.

La locura se desató el pasado sábado a la tarde, tras el triunfo de Almirante Brown ante All Boys (2-0), por la 4° fecha de la Primera B Metropolitana. Fue un llamado el que alertó que en el cruce de Condarco y Pujol, a unas 20 cuadras del estadio ‘Fragata Presidente Sarmiento’, en La Matanza, había un hombre con una campera roja que disparaba al aire, según informaron las fuentes.

“A esa denuncia respondieron dos patrulleros que estaban por la zona y que, al llegar al lugar, fueron recibidos a los tiros por un hombre que se escondió en una casa”, detallaron fuentes policiales al diario Clarín. Los policías lo persiguieron y al llegar al fondo de la propiedad, mientras el sospechoso escapaba, fueron atacados por dos hermanos de apellido Ponce: Brian y Diego, de 21 y 20 años, respectivamente.

“Uno de los hermanos Ponce estaba armado con una cuchilla y lesionó en el cuello a uno de los agentes de la Bonaerense; el otro, en tanto, se resistió al arresto golpeando a los oficiales con un caño”, señalaron las fuentes.

Con los dos hermanos reducidos y detenidos, los policías intentaron llegar hasta el patrullero, pero en la calle fueron agredidos por un grupo de vecinos: los atacaron con piedras y hasta con agua hirviendo. Así, quemaron a una de las agentes.

Tras abandonar la zona, los policías fueron derivados al hospital de La Matanza, donde ya recibieron el alta. Según las fuentes, los lesionados fueron una sargento y seis oficiales: todos con politraumatismos, además del que sufrió el corte en el cuello y de la agente quemada.

El caso es investigado por la UFI N° 12 de La Matanza, a cargo del fiscal Carlos Arribas, quien tras tomarles declaración a los hermanos Ponce decidió acusar a uno de ellos de “intento de homicidio agravado” y dejarlo preso. El otro Ponce, en tanto, fue liberado bajo el cargo de “resistencia a la autoridad y lesiones” ya que no tenía antecedentes.