miércoles 20 de marzo, 2019

Se negó a declarar el asesino al volante de Ramos Mejía: las víctimas fatales iban a la iglesia a pedir salud

Como informó Primer Plano Online anoche, la jueza de Garantías Mary Mabel Castillo ordenó su detención por doble homicidio con dolo eventual. El análisis de sangre arrojó que tenía 0,63 de alcohol.

Tragedia en Ramos Mejía
Así quedó el auto en el que viajaban los Copa, padre e hijo, que murieron por la locura al volante de Gianfranco Meloni

El joven de 21 años que ayer protagonizó una nueva tragedia al volante al causar dos muertes en Ramos Mejía se negó a declarar ante la jueza de Garantías Nº 1 de La Matanza, Mary Mabel Castillo, que ordenó su detención por doble homicidio simple con dolo eventual.

Se trata de Gianfranco Meloni, quien manejaba un Chevrolet Cruza a 190 kilómetros por hora sobre la Avenida Rivadavia, a la altura de Maipú. En esa intersección se cruzó con un Corsa conducido por Eduardo Federico Copa (48), un chofer de la Línea A del subte que había pasado a buscar a su papá Osvaldo (70) para ir a la Iglesia San Cayetano a pedir por salud.

Para la jueza interviniente y el fiscal Gastón Duplaá se trató de un doble homicidio simple con dolo eventual. Es decir, el joven sabía el riesgo potencial que tenía tanto para él como para terceros conducir a esa velocidad. Fue contundente para llegar a esa decisión las declaraciones de los jóvenes que viajaban junto a él en el Cruze negro, quienes explicaron al fiscal que le habían advertido en reiteradas ocasiones de lo peligroso que era ir tan rápido.

LA JURISPRUDENCIA RECIENTE: 

http://www.primerplanoonline.com.ar/index.php/2018/03/07/liberaron-del-asesino-al-volante-mato-dos-personas-acceso-oeste-la-altura-ituzaingo/

Según pudo saber Primer Plano Online en base a fuentes judiciales, el análisis en la sangre de Meloni (quien se negó a declarar y a realizar el test de alcoholemia soplando la pipeta) arrojó que tenía 0,63 gramos de alcohol, una cifra por encima del 0,5 permitido. Con el cambio de legislación, eso constituye en sí mismo un agravante y no un atenuante como era antiguamente.

La causa ahora será remitida a la justicia de homicidios, que deberá resolver los pasos a seguir. Incluso se descarta que la defensa de Meloni apele la resolución y reclame tanto su libertad como el cambio de carátula, algo sobre lo que hay jurisprudencia y hasta media biblioteca judicial dividida. Por lo pronto, un nuevo asesino al volante está preso por haber metido a dos familias, la suya y la de los Copa, en un verdadero infierno.