lunes 17 de diciembre, 2018

Tragedia de Once: 5 años y 8 meses de prisión para el exministro Julio De Vido e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos

Lo decidió la justicia federal. La pena fue por encontrarlo responsable de los delitos de estrago culposo y administración fraudulenta. En tanto, el ex titular de la Uniren, Jorge Gustavo Simeonoff, fue absuelto. "La corrupción mata", tuiteó el intendente de Morón.

María Luján Rey
María Luján Rey, madre de Lucas Menghini, la última víctima fatal encontrada luego de la tragedia

El Tribunal Oral Federal 4 condenó hoy al ex ministro de Planificación Federal del kirchnerismo, Julio De Vido, a 5 años y ocho meses de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos por la tragedia de Once. Los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel, María Gabriela López Iñíguez y Ana María D’Alessio encontraron al exministro como responsable de los delitos de estrago culposo y administración fraudulenta.

Después de escuchar a más de 70 testigos durante un año de audiencias, el fiscal ante el tribunal, Juan García Elorrio, había pedido 9 años de cárcel para De Vido, que llegó al juicio procesado por “estrago culposo agravado por la muerte de 51 personas, más una por nacer y lesiones que sufrieron 789 personas” y por defraudación contra la administración pública.

Por su lado, la Oficina Anticorrupción (OA), en su rol de querellante, había solicitado una pena de diez años de prisión para el ex funcionario K, al acusarlo de estrago culposo agravado por muerte y administración fraudulenta agravada en perjuicio de la administración pública.

En representación de un grupo de familiares, el abogado Leonardo Menghini -tío de Lucas, la última de las víctimas en ser encontrada- también pidió una pena de 10 años para De Vido. La otra querella de familiares, representada por Javier Moral, había pedido el sobreseimiento del ex ministro respecto del delito de estrago culposo, pero sí lo cree responsable de la administración fraudulenta. Por eso pidió una pena de cuatro años y medio de prisión.

“Sé claramente dónde estoy y el motivo. Es una decisión política del presidente Macri expresada claramente en la apertura legislativa en 2016, pidiendo meses más tarde de manera pública mi detención, junto a su ministro de Justicia y alguna diputada, con la que hoy mantiene una disputa pública por el mismo tema de la prisión preventiva. Parece que, entre tantos arrepentidos, el ministro es uno más. Todo muy patético”, afirmó De Vido desde el penal de Marcos Paz en su declaración final antes del fallo.

Julio De Vido