lunes 17 de diciembre, 2018

INFORME EXCLUSIVO: Absolvieron a los acusados por el crimen de Fabián Gorosito en Merlo, pero a varios de ellos los condenaron por torturas

Los magistrados coincidieron con el alegato realizado la semana pasada por los fiscales del juicio, Antonio Ferreras y Marcelo Papavero, quienes no acusaron a los acusados por considerar que no quedó probado la participación de ninguno de ellos en el hecho que se les imputaba.

Juicio por el crimen de Fabián Gorosito
La familia de la víctima se quejó del fallo y lamentó que, en su opinión, no se haya hecho justicia

El Tribunal Oral Criminal Nº 5 (TOC) de Morón, integrado por los jueces Marcos Lisa, Agustín Gossn y Julia de la Llana, absolvió hoy a los 12 imputados por el secuestro, tortura y crimen de Fabián Gorosito, ocurrido en la localidad de Mariano Acosta, partido de Merlo, en 2010.

Los magistrados coincidieron con el alegato realizado la semana pasada por los fiscales del juicio, Antonio Ferreras y Marcelo Papavero, quienes no acusaron a los acusados por considerar que no quedó probado la participación de ninguno de ellos en el hecho que se les imputaba. En rigor, la fiscalía interpretó que, por el material probatorio reunido, no se acreditó que Gorosito haya estado secuestrado en la comisaría de Mariano Acosta, donde prestaban servicios los ex policías, ni que hayan sido los autores y/o partícipes de los tormentos que provocaron la muerte.

Sin embargo, por otros hechos ocurridos en la noche del 12 de agosto de aquel año y de los que fueron víctimas Maximiliano Silva, Daniel e Ismael Mancini, fueron condenados todos los imputados menos uno de ellos. En el caso del expolicía Adrián Agustín Giménez, recibió la pena de 12 años de prisión por haberlo hallado culpable de la aplicación de tormentos ilegales, falsedad ideológica de instrumento público y sustracción y retención de personas; Marcos Emanuel Dipierro deberá cumplir 10 años de prisión por privación ilegal de la libertad agravada, aplicación de tormentos y falsedad ideológica de instrumento público; Pablo Luis Nievas, que era el subcomisario de esa seccional, recibió la pena de 9 años de cárcel por la aplicación de tormentos ilegales y falsedad ideológica de instrumento público; y Hernán Oviedo, fue condenado a 8 años de prisión por aplicación de tormentos y falsedad ideológica de instrumento público. En todos los casos, además, recibieron la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

Por otra parte, otro de los agentes imputados, Gonzalo Víctor Cueli, recibió la pena de 5 años por privación ilegal de la libertad agravada, además de la falsificación de instrumento público. Cabe aclarar que este sujeto no estaba imputado inicialmente por la aplicación de tormentos, por eso la pena es sensiblemente menos. Además, le cupo una inhabilitación especial de 10 años para ejercer cargos públicos. Cristian Fortunato fue absuelto por el beneficio de la duda, dado que varios testigos dijeron haberlo visto haciendo adicionales en esa fecha y no en el lugar de los hechos. Los condenados fueron detenidos de inmediato.

A Aixa Soledad Sosa se le dictó un veredicto condenatorio pero como la pena prescribió no irá a la cárcel. En rigor, nada de lo que se escuchó en el juicio tuvo que ver con la hipótesis original de la familia Gorosito, y es que se trató de una venganza contra él porque tuvo una aventura amorosa con Sosa. Para la justicia, lo que quedó establecido en el debate es que la mujer fue víctima del robo de su arma, y eso movilizó a su pareja de entonces, Adrián Giménez, a ir en busca de los autores de forma espuria y no por los carriles legales.

Este es el segundo juicio que se lleva a cabo por el caso. En 2013, el TOC 4 de Morón había absuelto a los 12 imputados por falta de pruebas, aunque esa decisión fue luego revocada por el Tribunal de Casación de la provincia de Buenos Aires, que ordenó un nuevo proceso. El crimen ocurrió el 15 de agosto de 2010, cuando Gorosito, quien trabajaba en un frigorífico situado en la estación de Agustín Ferrari, apareció muerto en un descampado ubicado en las calles Gabriel Mistral y 24 de Noviembre, junto a las vías de la ex línea Belgrano.

Según la instrucción de la causa, el joven había ido a comprar a un kiosco y allí fue interceptado por policías a bordo de un auto particular y dos motos. Luego, siempre según los investigadores que tuvieron a su cargo la pesquisa, fue llevado a la seccional local, donde se cree que lo torturaron, y lo llevaron malherido hasta el descampado. Allí finalmente lo asfixiaron.

“VOLVIERON A MATAR A FABIÁN”

“Por tercera vez volvimos a enterrar a Fabián. En 2010 fueron los policías, en 2013 los jueces y ahora los fiscales”. Mirta, la abuela de Gorosito, se refirió así a la sentencia que dio a conocer hoy el TOC 5 de Morón.

“Mi familia se destruyó toda por estos asesinos, y no hubo justicia”, confesó entre sollozos Verónica, la prima de la víctima. Estamos destruidos para que pueda descansar en paz, cosa que no podemos lograr”, cerró la mujer.