lunes 17 de diciembre, 2018

Impactante segunda jornada en el juicio por los supuestos abusos en el Jardín Alberdi de Castelar

Declararon ante el tribunal los padres de otros chicos que reconocieron en sus casas haber padecido distintos tipos de vejaciones por parte de José Luis Silvero, el principal acusado en la causa. La semana próxima se retoman las audiencias.

Tribunales de Morón
El juicio por los supuestos abusos en el Jardín Alberdi de Castelar continuará la semana próxima en los Tribunales de Morón

La segunda audiencia por los supuestos abusos en el Jardín Alberdi, de Castelar, fue realmente fuerte. Terminaron de pasar a declarar ante el tribunal otros padres y madres que hicieron denuncias de similares características a las que se están juzgando pero que, en esta instancia, no llegaron a juicio. Lo más impactante fueron las secuelas que confesaron quedaron en los chiquitos y en las familias: por ejemplo, en algunos casos, matrimonios que se terminaron separando en medio de la crisis.

La semana que viene empezará lo que se estipula como más expectante del debate. Será la declaración de docentes y directivos, porque se prevé que puede surgir allí un pedido de que se investigue si hubo encubrimiento o hasta participación cómplice de maestras y responsables del establecimiento. Si bien está todo en instancia de revelaciones y de intentar probar si los hechos ocurrieron, es lo que dieron a entender los padres en relación al relato que les hicieron sus hijos.

LEÉ MÁS DEL CASO: 

http://www.primerplanoonline.com.ar/index.php/2018/11/15/despues-de-las-idas-y-vueltas-finalmente-comenzo-el-juicio-por-los-supuestos-abusos-en-el-jardin-alberdi-de-castelar/

Entre los testimonios que se escucharon ayer, una circunstancia común que se dio es que la mayoría de los menores, al contar los supuestos abusos, entraban en un llanto incontrolable y pedían disculpas, como dando a entender que eran los culpables de lo que pasaba. “Perdonáme, no me retes, es mi culpa” le expresaban a sus papás y mamás niños y niñas de entre cuatro y cinco años.

Según se reveló desde el momento inicial, a finales de 2014, fueron 14 los menores que contaron en sus casas los que habían sufrido y en todos los casos señalaron al ayudante de cocina José Luis Silvero, hoy sentado en el banquillo de los acusados y tras las rejas desde aquel entonces.