fbpx
domingo 20 de octubre, 2019

El frente interno que quiere disputarle la conducción de Merlo a Menéndez: “Unidad Ciudadana ya se dividió en dos”

La salida del exjefe de bloque oficial en el Concejo Deliberante y los errores tácticos del intendente empiezan a resquebrajar el armado político que le permitió llegar al poder en 2015 tras 24 años de poder el ‘Vasco’ Othacehé.

Gustavo Menéndez
Al intendente de Merlo se le arma un frente interno para disputarle el distrito con sello kirchnerista

A partir de la decisión que tomó la semana pasada Gustavo Menéndez, de eyectar a quién fue su presidente de bloque en el Concejo Deliberante, Pablo Arias, se abre un frente interno que sueña con disputarle el dominio de Merlo al intendente itinerante.

Como contó la semana pasada en el programa periodístico Primer Plano, el motivo por el cual Arias se quedó de un día para otro sin jefatura de bloque y hasta sin banca (porque fue obligada a terminar la licencia la concejal a la que reemplazaba) fueron las críticas que el ahora exedil formuló a través de un grupo de WhatsApp por la nula gestión municipal en Pontevedra, una de las localidades que conforman el Municipio. No es un dato menor: Pontevedra es considerada su bastión electoral.

Consultada por Primer Plano Online una fuente cercana a Menéndez sobre el movimiento político del jefe comunal, la respuesta fue: “es corta la bocha, no hay mucho por explicar: el que saca los pies del plato no tiene lugar en nuestro espacio”. La referencia, naturalmente, era hacia Arias, sobre quien además agregó: “si sos crítico x WhatsApp y por las redes sociales es que no te animas a plantear tú queja de frente. Entonces, si querés desafiar al ‘Tano’ hacelo, pero en la cancha se ven los pingos”.

Arias siempre se referenció con el kirchnerismo, incluso desde antes de ser concejal. Sus orígenes provienen del sindicato de la carne de la región oeste. Tras la entrevista de la semana pasada, el exconcejal dejó planteado claramente que ahora en Merlo hay dos sectores de Unidad Ciudadana. “Uno es la que conduce el intendente y otro el que voy a conducir yo con el conjunto de agrupaciones con las que ya venimos conversando”, explicó Arias.

El dirigente ya piensa en un armado con sectores del kirchnerismo puro, con los movimientos sociales, sindicatos y todo aquel desencantado con la gestión municipal. Sabe que el desafío es muy difícil y que se juega una parada brava, en un distrito que se convirtió en el bastión peronista de la primera sección electoral. Menéndez viene invicto desde las PASO en 2015, cuando le ganó por paliza al ‘Vasco’ Raúl Othacehé, luego se impuso en la general por amplio margen y en 2017 obtuvo una de los resultados más abultados para Unidad Ciudadana en la provincia de Buenos Aires.

Como presidente del PJ, Menéndez se puso al hombro el acto del Día de la Lealtad el pasado 17 de octubre, pero en su discurso mencionó ante todos los medios del país a quién no tenía que nombrar: Florencia Kirchner. Allí había referentes del kirchnerismo duro, jefes comunales del conurbano y los líderes de La Cámpora, encabezados por Máximo Kirchner. En el medio de duros epítetos contra el Gobierno de Macri y un enfático llamado a la unidad para 2019 dejó una controversial advertencia: “Ojo con lo que hacen con Florencia Kirchner”.

“No vaya a ser cosa que crean que el pueblo va a permanecer con los brazos cruzados”, afirmó el intendente de Merlo en relación a una potencial detención de la hija de la exmandataria. A diferencia de su madre (senadora) y a su hermano (diputado), la joven no tiene fueros parlamentarios: “todos sabemos que Cristina y Máximo tienen espaldas suficientes para defenderse”, apuntó.

Florencia es la única integrante de la exfamilia presidencial que no tiene fueros. Desde ese día cuentan que en el Instituto Patria tanto Máximo como Cristina Kirchner lo consideran a Menéndez como un “loquito peligroso”. Quizás ese yerro del ‘Tano’ fue el motivo por el cuál La Cámpora y su jefe, Máximo Kirchner, no pisaron Merlo el pasado sábado para el acto por el Día del Militante.