fbpx
martes 20 de agosto, 2019

El obispo del pueblo: los secretos de monseñor Jorge Vázquez para realizar su tarea cerca de la gente

“Pareciera que se exaltan más los valores individuales que aquello que nos hace ser pueblo, que es la solidaridad, la comunión, el caminar juntos”, consideró durante una entrevista exclusiva con el programa Primer Plano.

Obispo Jorge Vázquez
"Vivir como pueblo de Dios significa escucharnos y hacernos cargo de las situaciones que vive la sociedad hoy", expresa el obispo

Si bien es un hombre con una larga trayectoria religiosa, el obispo de Morón, Jorge Vázquez, reconoce que antes de la llegada del Papa Francisco a la conducción del catolicismo la iglesia era una estructura fría y distante, y con la llegada del sumo pontífice la cosa cambió.

Desde esa mirada es que el titular de la Diócesis de Morón, Hurlingham e Ituzaingó entiende que la iglesia haya tomado mayor incidencia en el debate social, desde las medidas económicas adoptadas por el Gobierno nacional hasta el proyecto por la despenalización del aborto. Pero también participa en cuestiones diarias, en donde puede observárselo recorriendo barrios, entidades, reunido con vecinos y organizaciones o simplemente tendiendo una luz de bendición a quien se lo solicita.

Por eso sorprende son su característica cercana a la gente, algo por lo que es identificable como El obispo del pueblo. “Es demasiado grande eso”, aclara, pero luego ahonda el concepto: “para mí, la categoría pueblo es fundamental, aunque lamentablemente no está muy en el tapete hoy. Pareciera que se exaltan más los valores individuales que aquello que nos hace ser pueblo, que es la solidaridad, la comunión, el caminar juntos”.

El obispo, con sus homilías, deja continuamente mensajes no sólo para la comunidad de fieles que lo escucha sino para la clase política que gobierna en la región. Mantiene un estrecho vínculo con los intendentes Ramiro Tagliaferro, de Morón; Alberto Descalzo, de Ituzaingó; y Juan Zabaleta, de Hurlingham. Los considera cercanos, y personas con las que se puede dialogar sin intermediarios.

En una de sus últimas misas, pidió rezar “por la democracia” y “por el pueblo que la está pasando mal”. Pero también reclama que la economía esté al servicio de la generación de trabajo genuino. “Nosotros en Morón, con esto del sínodo diocesano, estamos queriendo iniciar un proceso que significa caminar juntos. Y eso es ser iglesia, es vivir como pueblo de Dios, significa escucharnos y hacernos cargo de las situaciones que vive la sociedad hoy, no quedarnos encerrados en nuestro mundito o en nuestra cuestión religiosa”, ponderó.