lunes 17 de diciembre, 2018

INFORME: pidieron 20 años de prisión para un abogado de Morón acusado de romper huesos a indigentes para cobrar millonarios montos

La justicia de San Isidro llevó adelante el juicio que terminó el lunes. En la última jornada, la fiscal María Virginia Toso le pidió al tribunal un adelanto de sentencia y que se detenga a los imputados, cosa que ocurrió esa misma jornada. El hijo del acusado está prófugo.

Abogado rompehuesos
Hugo César Schiber está preso a la espera de la condena en el juicio, por el cual la Fiscalía pidió 20 años de prisión

En un hecho verdaderamente impactante, un abogado que tenía un portentoso estudio jurídico frente a los Tribunales de Morón (Sucre 235) está próximo a ser condenado como líder de una asociación ilícita mediante una maniobra repudiable por donde se la mire: le rompía los huesos a personas de bajos recursos a cambio de unos pesos para cobrar cifras millonarias mediante juicios a compañías de seguros.

El caso se descubrió en 2010 aunque desde ese momento se intenta someter a debate oral y público, cosa que a través de recursos legales Hugo César Schiber logró evadir. Todo surgió luego de que una víctima confesó ante la justicia que la maniobra que supuestamente había sufrido en la vía pública en realidad era mentira y que todo había sido armado por el abogado en cuestión.

En ese entonces, la fiscal María Virginia Toso se puso al frente de la investigación y logró primero desbaratar la banda, descubrir cómo era el funcionamiento de las tropelías que cometían y distinguir a cada uno de sus integrantes. La organización contaba con una camioneta Partner ploteada como si fuera una unidad de traslado (falsa ambulancia).

Con ese vehículo llevaban a las víctimas hasta un taller, en donde les ponían trapos en la boca, les tapaban el rostro con una frazada y les inyectaban una supuesta anestesia para garantizarles que no iban a sentir dolor, aunque luego se dilucidó que en realidad era agua. Lo que hacían, entonces, era fracturarles una de sus piernas, principalmente en tibia y peroné, para simular que habían sufrido accidentes de tránsito. La maniobra se completaba con la demanda por daños y perjuicios de parte del estudio jurídico contra compañías aseguradoras y con la amenaza de muerte a las víctimas para que no le revoquen el poder de representación legal. Completito el combo.

Abogado rompehuesos

Los sujetos llevados a juicio fueron Hugo César Schiber, en condición de jefe de una asociación ilícita; Daniel Herrera, que manejaba la camioneta y oficiaba de una suerte de enfermero; y Francisco Valentín Ortiz, que también se trasladaba en la Partner para asegurar que todo estuviera en condiciones. Entre los dos le rompían los huesos a las víctimas, pero en el caso de Ortiz no fue parte del debate debido a que ya había sido condenado en otra causa similar.

El otro que estaba sentado en el banquillo como parte de la organización era Federico Schiber, hijo de Hugo, quien se profugó en medio del juicio y todavía está siendo buscado por la Policía con pedido de captura. Por asociación ilícita, estafas procesales y lesiones graves, la fiscal Toso pidió 20 años de cárcel para Schiber padre y 15 años como partícipe necesario de esos delitos para Herrera. Para el hijo del abogado todavía no hubo pedido de condena.

Lo novedoso del caso es que, luego de las reiteradas trabas que tuvo la investigación para llegar al final, la fiscal le pidió al Tribunal Oral en lo Criminal Nº 7 de San Isidro un adelanto de veredicto y, si era de culpabilidad, que se meta preso de inmediato a ambos. Y así ocurrió: Schiber y Herrera están actualmente tras las rejas a la espera de la sentencia, que se dará a conocer en los próximos días.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario