lunes 17 de diciembre, 2018

Ituzaingó: luego de dos años sin respuestas, los vecinos de Almagro y Balbastro reclaman por un basural que nadie destierra

Se trata de un espacio localizado del lado norte del distrito y que pese a las reiteradas denuncias efectuadas en el Municipio, la solución no aparece. Los carros llegan hasta allí y desechan todo aquello que no pueden vender.

En la vereda queda el excedente de lo que los carreros no pueden vender en el depósito de recupero que funciona en esa esquina

Cuando una situación barrial resulta apremiante, nadie dudaría en agotar todas las instancias posibles para encontrar una solución. Así lo entendió Andrés Solía, quien se contactó con Primer Plano Online para elevar por esta vía una solicitud presentada en el Municipio de Ituzaingó en innumerables ocasiones desde 2016, pero sin respuesta hasta la actualidad.

“Recurrentemente ocurre que la esquina de Almagro y Balbastro funciona como vaciadero de la basura que desechan los carreros que vienen a vender su recupero en el depósito que funciona en esa intersección”, describe Solía. “Lamentablemente los reclamos sobre esta situación llevan ya muchísimo tiempo, sin que hayamos logrado de las autoridades municipales ninguna solución definitiva al asunto” explica harto de convivir con este escenario inmundo a metros de su casa.

Hace dos aos y ahora, tanto de día como de noche, la esquina se presenta espantosa e indigna
Hace dos dos y ahora, tanto de día como de noche, la esquina se presenta espantosa e indigna

Solía rememora que su deambular en torno a este padecer arrancó allá por noviembre de 2016. Pese al paso de los años, el problema se mantiene intacto. “Los organismos municipales que tendrían que dar una solución no hacen nada”, asegura con conocimiento de causa. Además, el vecino denuncia que en el área en cuestión se siguen explotando y maltratando equinos y tirando desperdicios en un espacio que es decididamente público.

“Es justo decir que la administración municipal de Ituzaingó incrementó las tasas en varias ocasiones en todo este tiempo y que yo como un boludo -aunque creo no ser el único- pago rigurosamente para sostener los servicios no prestados”, concluye indignado Solía, esperanzado al menos de que la difusión del caso por la vía mediática lleve a que las autoridades escuchen su reiterado reclamo.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario