fbpx
jueves 19 de septiembre, 2019

“Hoy mis papis vuelven a tener un poquito de paz; por primera vez los veo llorar y no de tristeza”

El relato imaginario fue escrito por el papá y la mamá de Máximo Escalada, el bebé de un año y medio que murió arrollado por un vehículo cuando jugaba en la puerta de su casa. Beto y Mara anunciaron que esperan otro hijo y las redes se llenaron de lágrimas de emoción.

Mara Maidana y Beto Escalada
Mara Maidana y Beto Escalada: la esperanza de una nueva vida luego del duelo por Máximo

El dolor infinito que llevarán en sus corazones Mara Maidana y Beto Escalada no podrá curarlo absolutamente nada. Pero, en su desgarro interno, encontraron motivos en sus otros hijos e hijas para seguir adelante. Lucharon por justicia, lograron una condena ejemplar para el asesino al volante Nicolás Hermosilla (causa que todavía espera resolución de parte del Tribunal de Casación Penal bonaerense), se hicieron amigos de todas las familias que perdieron seres queridos por la conducción imprudente y se sumaron a cuanta causa que consideran justa está a su alcance.

Máximo Escalada
Máximo jugaba en la puerta de su casa cuando fue atropellado por Hermosilla

Mara y Beto recorrieron en país para difundir su tragedia personal, ocurrida el 27 de septiembre de 2016. Máximo, de tan sólo 18 meses, jugaba a la pelota con su hermana en la puerta de su casa en Villa Tesei cuando un descontrolado joven, que le había sacado el auto a su padre y conducía bajo los efectos del alcohol y la droga, perdió el control del vehículo, se subió a la vereda y lo atropello. El chiquito fue trasladado de urgencia al Hospital Posadas, pero en el nosocomio no pudieron hacer nada para revivirlo. Máximo murió, y con él, se fue parte de la vida de toda su familia.

Con el paso del tiempo, Beto volvió a su trabajo de albañilería y Mara a atender el mismo almacén del barrio que despachaba mientras su bebé estaba al cuidado de su otra hija, de 16 años. Llegó el juicio, el culpable de la tragedia recibió una condena ejemplar de 9 años por homicidio simple con dolo eventual y el puño apretado, acompañado por otro llanto. “Mi hijo puede descansar en paz”, dijeron a Primer Plano Online a la salida de la sala del tribunal que dictó sentencia.

El tiempo siguió pasando y ahora, a exactamente 28 meses de la muerte de Máximo, Mara y Beto le anunciaron a la gente que los sigue en redes sociales que van a ser papá y mamá de nuevo, ya que un bebé se está gestando en el vientre materno. Y lo anunciaron de una manera especial, como si quien estaría escribiendo fuera Máximo.

“Esta semana ví mucha gente en mi casa. Se abrazan, lloran y felicitan a mis papis. Me enteré que mi mamá está embarazada. Voy a tener un hermanito/a, y hoy me siento feliz por ellos. Hoy mis papis vuelven a tener un poquito de paz. Por primera vez los veo llorar y no de tristeza”, publicaron en la cuenta que crearon en la red social Facebook para dar a conocer las actividades relacionadas con la búsqueda de justicia.

Cuando Primer Plano Online los contactó, ambos confirmaron la noticia. El embarazo es incipiente pero todo está como corresponde, así que no veían la hora de hacerlo saber. “Máximo es nuestro amor eterno. Él era nuestro hijo amado y soñado y lo va ser hasta nuestro último aliento. Nadie remplaza a nadie, menos a un hijo, pero este bebé que está en camino nos va a ayudar a tener algo de ilusión nuevamente en nuestra vida, porque la realidad es que nos sentíamos muertos en vida, sin alegrías ni ilusión”, coincidieron.

Y como no podía ser de otra manera, este medio los felicita y les agradece por la hermosa noticia compartida, ahora también con nuestros lectores.