fbpx
martes 15 de octubre, 2019

Jornada de trabajo colectivo y solidario: pintada comunitaria del Instituto Secundario Martín Coronado

Con el objetivo de poner a punto las instalaciones del establecimiento educativo del partido de Tres de Febrero para el inicio del ciclo lectivo 2019, el diputado provincial Juan Debandi motorizó este encuentro que contó con la participación de unos 60 voluntarios.

El Instituto Martín Coronado cumple un rol social clave en su localidad: brinda la posibilidad a jóvenes y adultos de iniciar o concluir sus estudios secundarios. Ubicado sobre la calle Nahuel Huapi al 6600, frente a la estación local, se trata de un establecimiento privado de gestión social que funciona en la Asociación de Fomento Martín Coronado.

La escuela cobra a sus alumnos una cuota mínima que le permite afrontar los gastos de  mantenimiento y el pago de los servicios básicos, mientras favorece la inclusión para que personas de bajos recursos tengan acceso a la educación y terminen sus estudios secundarios. Los docentes, por su parte, cobran salarios subsidiados por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

En el último tiempo, el aumento del costo de vida impactó notablemente en la disminución del cobro de cuotas, lo que complicó la posibilidad de afrontar algunas tareas de  mantenimiento edilicio propias del receso veraniego.

Manos a la obra: de sol a sol los voluntarios trabajaron sin descanso para dejar terminada la primera etapa de la iniciativa solidaria
Brocha y rodillos: los voluntarios trabajaron sin descanso para dejar terminada la primera etapa de la iniciativa solidaria

Fue entonces cuando el diputado provincial Juan Debandi (Unidad Ciudadana)  –vecino de la localidad de Caseros-  decidió ponerse al frente de la pintada comunitaria, convocando para la tarea a la concejal de Tres de Febrero Ana Luz Balor y a los miembros de la Agrupación Unión Universitaria que preside el centro de estudiantes de la UNITREF. También participaron de la iniciativa los padres, docentes y alumnos de la institución.

Durante toda la jornada, los voluntarios pintaron la planta baja del instituto al que asisten 400 estudiantes que cursan diariamente alguna de las dos modalidades disponibles: la escuela de adultos que funciona en turno mañana y vespertino, y otorga el título secundario en tres años, y la secundaria tradicional que se ofrece en formato bachillerato en Ciencias Sociales con orientación en Comunicación y se dicta en el turno tarde.

El grupo de pintada solidaria prometió volver para continuar con su tarea, ya que debe concluir las aulas del segundo piso donde también funciona la sala de informática. Antes del 11 de marzo estarán presentes una vez más rodillo y brocha en mano para la puesta a punto de las instalaciones antes del inicio del ciclo lectivo.