lunes 25 de marzo, 2019

Otro fiscal de Morón víctima del delito: le robaron las ruedas de la camioneta en la puerta de su casa

Como le ocurre al resto de los ciudadanos, los integrantes de la justicia también padecen la inseguridad. Ocurrió sobre la calle Cochabamba, a unas pocas cuadras del centro del distrito.

Camioneta de Javier Baños
Así quedó la camioneta del fiscal, a la que le robaron las dos ruedas traseras en la puerta de su casa

El fiscal de Morón Javier Baños sufrió el robo de las ruedas de su camioneta en las puertas de su casa. El hecho ocurrió el martes por la mañana, cuando salía rumbo al trabajo y se desayunó con la lamentable noticia sobre la calle Cochabamba, a cinco cuadras del centro de Morón.

Según trascendió, ese día estaba lloviendo y funcionario no se percató de que faltaban las ruedas, por lo tanto al arrancar el vehículo literalmente se cayó al asfalto.

TAL VEZ TE INTERESA: 

http://www.primerplanoonline.com.ar/index.php/2018/06/23/los-robaruedas-acechan-las-cercanias-de-los-tribunales-de-moron-refuerzan-el-patrullaje-policial-en-la-zona/

La descripción responde a que, como suele ocurrir habitualmente, los malvivientes se llevan cubiertas y llantas y, para disimular, dejan a los rodados apoyados sobre fierros o ladrillos, como para que la altura no llame la atención. Lo concreto es que el robo de ruedas es un delito de difícil combate, porque a diario se leen y escuchan reclamos en ese sentido. Este caso trasciende porque no es menor que la víctima sea un fiscal.

Más allá de la anécdota que le tocó vivir, el reclamo por las condiciones de seguridad para los funcionarios judiciales de Morón se sostiene, tal como reflejó en diferentes artículos Primer Plano Online en el último tiempo. “El problema no son las ruedas. El problema es la poca seguridad que tenemos. A veces tenemos que salir caminando con los familiares de las personas a las que le acabaste de pedir una prisión perpetua”, reflexionan en tribunales.

Javier Baños
Javier Baños, el fiscal de Morón que sufrió la inseguridad en carne propia

Sé el primero en comentar

Deja un comentario