fbpx
lunes 16 de septiembre, 2019

Reflotan las Brigadas de Seguridad para cuidar a los pasajeros en los trenes

Son 16 agentes que ya recorren el San Martín y cuentan con apoyo de la Policía Federal. Después de una prueba piloto lo podrían replicar en el resto de las líneas

La prueba piloto es con cuatro equipos de cuatro empleados de Trenes Argentinos con apoyo de un Policía Federal

Con el objetivo de evitar robos, episodios de inseguridad y también algunos excesos como tomar alcohol en los vagones, el gobierno reflotó las Brigadas de Seguridad que el ex ministro Florencio Randazzo había creado para las formaciones en 2015.

Como prueba piloto hasta fines de abril, el primer ferrocarril que las tiene es el San Martín. Se trata de cuatro equipos distribuidos conformado por cuatro empleados de la empresa estatal más un efectivo de la Policía Federal.

Según explican en Trenes Argentinos, el personal “fue capacitado en temas relacionados con Seguridad e Higiene, Legales y Seguridad”. A los cuatro empleados en cada uno de los cuatro grupos se suma un agente de la Policía Federal y en general están en el furgón.

Brigadas en trenes
A la hora pico de la mañana van en los trenes a Capital y ala tarde en los que regresan al Oeste. Controlan especialmente el furgón

Los pasajeros del San Martín conviven con las Brigadas de Seguridad en las horas pico. A la mañana están en las formaciones que van hacia la Ciudad de Buenos Aires, y a la tarde en las que vuelven al Oeste.

“Las brigadas recorren toda la formación y llegados a la primera estación, descienden para patrullar toda la estación y luego subir al siguiente servicio”, explicaron en la empresa que administra los ferrocarriles. “Se busca evitar que los pasajeros tomen bebidas alcohólicas, fumen y disuadir de posibles enfrentamientos entre pasajeros”, agregan.

En 2015, la irrupción de estas “Brigadas” generó cierta controversia entre el gobierno anterior y los delegados del ferrocarril Sarmiento. Desde la seccional de la Unión Ferroviaria que conduce Rubén ‘Pollo’ Sobrero acusaron al personal de seguridad como una “banda de patovicas” que no respondía a los guardas, a los que consideran las “máximas autoridades” en las formaciones. De hecho, el 11 de agosto de ese año hasta hubo un paro por estos agentes y Randazzo señaló que contaban con un “índice de aceptación del 90% entre los pasajeros.

Para evitar conflictos, ahora las brigadas tienen un protocolo. “Primero intervienen entablando una conversación con el pasajero intentando que modifique la conducta. En caso de no obtener respuesta positiva por parte del usuario, la responsabilidad pasa al efectivo policial que forma parte de ese brigada, el cual se hará cargo de la situación, siendo este el autorizado para invitarlo a descender de la formación o pedir ayuda a otros efectivos que se encuentren en la estación”, explican en Trenes Argentinos.

Después del período de prueba en el San Martín evaluarán extender la medida al resto de las líneas, como en 2015.