fbpx
domingo 16 de junio, 2019

Hurlingham: casi atropella a un inspector de tránsito al escapar de un control, chocó a dos autos huyendo de la Policía y estaba borracho, pero quedó libre

La justicia inició una causa por resistencia a la autoridad, daños y lesiones culposas, pero como no tiene antecedentes ni el conductor ni el acompañante ambos quedaron libres. La crónica de una noche que pudo terminar en tragedia.

Persecución en Hurlingham
Los dos sujetos que viajaban en el Siena fueron aprehendidos pero luego liberados por la justicia (foto ilustrativa)

Personal del Comando de Patrullas de Hurlingham realizaba, junto a inspectores de la Dirección de Tránsito del Municipio, un operativo de control vehicular de rutina en Jaureche y Güemes. Cuando los agentes intentaron detener la marcha de un Fiat Siena gris, para constatar la documentación, el vehículo se negó a frenar con una maniobra en la cual casi embiste a uno de los trabajadores municipal apostados allí.

El empleado comunal, de 24 años, logró evadir el atropello y la Policía inició una persecución del rodado, que escapó por Jaureche rumbo a Vergara en sentido hacia Morón. Los móviles de seguridad iniciaron el seguimiento con balizas encendidas y sirenas, pero igual el conductor no frenó su marcha.

Al llegar al cruce con Kiernan, el descontrolado sujeto chocó de atrás contra un Honda Fitz, también gris, que esperaba por el cambio de semáforo, que a su vez, por el impacto, se fue contra otro vehículo, un WV Gol Country. Pero el Honda se desvía y colisiona contra un puesto de diarios, mientras el Siena continúa la huida.

En la colectora de Gaona, dobló de manera brusca hacia el lado de Ituzaingó, pero en la intersección de Boticelli el rodado se quedó en razón de la rotura de la dirección. En ese momento, la Policía redujo a sus ocupantes: quien manejaba era Alberto Hugo González y su acompañante Fabián Alberto Pérez Álvarez. El Fiat Siena en que viajaban era dominio HDM-897.

En la requisa al vehículo, los efectivos no encontraron ningún elemento prohibido ni armas de fuego. Eso sí: en el control de alcoholemia, quien manejaba dio positivo de 1,07 gramos de alcohol en sangre. Consultado, el fiscal interviniente, Javier Ghessi, de la UFI y J Nº 1 de Morón, dispuso el secuestro del rodado, la identificación de ambos sujetos y les tomó declaración a ambos imputados, en el marco de una causa caratulada como resistencia a la autoridad, daños y lesiones culposas. Los dos recuperaron la libertad a las pocas horas.