fbpx
viernes 23 de agosto, 2019

Escándalo: condenaron a dos años a un ciudadano chino que mató a un joven de Morón Sur al pensar que lo quería robar

La decisión la tomó un juicio por jurados. Los integrantes del tribunal se volcaron a juzgar que la acción del atacante fue bajo emoción violenta y no un homicidio simple como pidió el fiscal del caso. La ley de la selva avalada por la ciudadanía.

Juicio por jurados imputado Zeyi Huang
El juicio por jurados consideró por amplia mayoría que el chino actuó bajo emoción violenta

Brian Ezequiel Godoy tenía 23 años y era oriundo de Morón Sur. El 17 de mayo de 2017 ingresó al supermercado ‘Luna’, ubicado en Bartolomé Mitre 846, en ese distrito, y terminó muerto. Zeyi Huang, quien actualmente tiene 21 años, lo degolló luego de que la víctima le mostrara los genitales. Todo se dio en el marco de una situación que quedó filmada por las cámaras de seguridad del comercio.

Esta semana se llevó a cabo el juicio por jurados contra el ciudadano chino, que llegó preso al debate. No había dudas sobre su responsabilidad en el crimen de Godoy y que había sido el autor de la maniobra que le costó la vida, pero lo que tenía que dirimir el tribunal, presidido por el juez Rodolfo Castañares, era si se trataba de un homicidio simple o de un hecho cometido bajo la figura de emoción violenta. En la primera de las opciones, la condena es de 8 a 25 años; en la segunda, de uno a tres.

LEÉ MÁS DEL CASO:

http://www.primerplanoonline.com.ar/index.php/2017/05/18/comerciante-chino-ayer-asesino-cliente-le-habia-pedido-se-desvista-comprobar-le-estaba-robando-una-cerveza/

Y, en lo que resulta un fallo verdaderamente escandaloso, los integrantes del jurado decidieron por mayoría calificada (10 de 12 votos) que el caso se trató de una acción bajo emoción violenta. Por lo tanto, el juez, que es el único autorizado a aplicar el monto de la pena, lo condeno a dos años de cárcel. Por lo tanto, ya cumplió casi todo el castigo y el ciudadano chino podrá recuperar su libertad. Ahora vendrá la intervención de Migraciones, que seguramente lo expulsará del país, aunque ese no es un capítulo que le corresponda a la justicia.

“Me puse muy mal, no quise, matarlo. Me disculpo con la familia”, fue lo único que expresó Huang a lo largo del juicio, lo que fueron sus últimas palabras antes del veredicto. Después de analizar la prueba reunida y los testimonios, que incluyeron al amigo de Godoy que estaba con él en el local, los miembros del jurado decidieron que no había sido un homicidio simple sino que se volcaron por el Artículo 81 del Código Penal, que impone la pena de uno a tres años de prisión “al que matare a otro, encontrándose en un estado de emoción violenta y que las circunstancias hicieren excusable”.

Es decir, el jurado de personas que no son especialistas en temas judiciales, consideró que hubo atenuantes para la conducta de Zeyi Huang, pese a que en las imágenes proyectadas en el juicio se acreditó que la víctima no había robado nada en el local y que el chino se retiró por un instante de la caja de cobro para tomar el cuchillo con el cual le provocó el corte letal en la yugular. Antes, el vecino de Morón Sur se había abierto la campera para mostrarle que no le había hurtado nada del comercio y se bajó los pantalones y la ropa interior para exhibirle los genitales. Después, se levantó el calzoncillo, el resto de su vestimenta, caminó para retirarse del local y recibió la puñalada letal.

TAL VEZ TE INTERESA:

http://www.primerplanoonline.com.ar/index.php/2017/05/21/se-nego-declarar-chino-degollo-cliente-exhibio-los-genitales-mostrarle-no-robaba-nada/

El jurado aceptó como atenuante que al joven chino le habían robado en al menos dos ocasiones anteriores, pero las únicas denuncias acreditadas al respecto fueron el hurto de una botella de Doctor Lemon y otra de vino blanco. ¿Amerita eso la reacción que tuvo? ¿Justifica la muerte de una persona? Los integrantes del tribunal popular consideraron que Huang entendió mal la acción de Godoy, quizá orientados por la opinión de los psiquiatras, que evaluaron la conducta del atacante como una “liberación de sus frenos inhibitorios” y por eso atacó.

El fiscal Alejandro Varela, quien estuvo acompañado por su colega Gabriel Sotelo, le pidió al juez la máxima pena establecida en el Código Penal después de la decisión del jurado. Aunque en el sistema judicial sobrevuela la frustración por el pésimo mensaje que este caso deja para la ciudadanía en general. El retorno de la ley de la selva y de la supervivencia del más preparado para atacar al otro, porque en definitiva fue la sociedad la que aceptó que un crimen cuesta barato.

“No había necesidad de matar a nadie. Tenía la Policía a 100 metros. Cuidado con lo que nos deja este juicio y el mensaje que le estamos dando a la gente, porque estamos corriendo los límites y dejando a la sociedad sin normas”, expresó el fiscal Varela en su alegato.

Juicio por jurados imputado Zeyi Huang