viernes 19 de abril, 2019

INFORME: será un tribunal popular el que juzgue la conducta del subcomisario de la Federal que mató a Iago Ávalos en Hurlingham

El juicio por jurados comienza el próximo 2 de mayo, luego de la conmoción pública que causó la decisión, con idéntico mecanismo, de condenar a sólo dos años de cárcel al comerciante chino que mató a un joven en Morón. La expectativa de la familia.

Gatillo fácil en Hurlingham
Iago Ávalos, el joven de 17 años asesinado por el subcomisario de la Federal en Hurlingham

El próximo jueves 2 de mayo comienza el juicio en los tribunales de Morón contra el subcomisario de la Policía Federal José Ernesto Pérez Buscarolo, acusado de haber asesinado, en un típico caso de gatillo fácil, al joven adolescente Iago Ávalos en Hurlingham.

La jueza Andrea Bearzi tendrá a su cargo la orientación del debate frente a doce personas sorteadas previamente -y que no están involucradas en el mundo de las leyes- para juzgar los acontecimientos y evaluar si el policía fue protagonista de un homicidio simple o en exceso de legítima defensa, algo que determina una pena muy distinta.

Gatillo fácil en Hurlingham
José Pérez Buscarolo, el subcomisario de la Federal que asesinó por la espalda a Iago Ávalos en Hurlingham

Como es sabido, el caso ocurrió el 12 de mayo de 2017, cuando Pérez Buscarolo, quien prestaba servicio en la División Investigaciones Patrimoniales de la Federal, persiguió por 20 cuadras a Iago y a su amigo Nicolás, quienes le habían hurtado las tazas de las ruedas del auto. En el trayecto disparó al menos dos balazos contra el Renault Sandero en el que se movilizaban los jóvenes y dio muerte al muchacho de un disparo que ingresó por la luneta del vehículo, luego por la zona izquierda de su espalda y salió por el pecho.

EL ESCANDALOSO ANTECEDENTE DEL JUICIO POR JURADOS QUE “PERDONÓ” A UN CIUDADANO CHINO EN MORÓN: 

http://www.primerplanoonline.com.ar/index.php/2019/04/12/escandalo-condenaron-a-dos-anos-a-un-ciudadano-chino-que-mato-a-un-joven-de-moron-sur-al-pensar-que-lo-queria-robar/

Uno de los principales testigos que tendrá el juicio será el portero de la escuela Nº 15, ubicada sobre la calle Malaspina, que debió entrar de apuro a los chicos que se encontraban en la vereda cuando el subcomisario empezó a disparar contra el coche de los jóvenes. Pérez Buscarolo vivía sobre esa misma arteria, inició una persecución contra Iago y su amigo y, justo en la puerta de ese establecimiento educativo, inició la balacera que terminó con la vida del muchacho.

La familia completa del fallecido, es decir papá Rolando, mamá Silvia y sus cinco hermanos, participarán del juicio. Cada uno de ellos organizó su vida, incluso laboral con los permisos respectivos, para poder estar en todas las audiencias. Es que Buscarolo, en su intento de defensa, buscó ligar a los Ávalos con el delito en el barrio. Quizá por eso se inició una campaña en la zona para respaldar la memoria de Iago.

Incluso, paradojas del destino, una de las hermanas del chico, Irina, trabajó como animadora en uno de los cumpleaños de la hija del policía. Otra de las contradicciones en las que incurrió Pérez Buscarolo fue declarar que nunca había disparado un arma (siendo uno de los rangos principales de la Federal) y que hasta justificó su reacción explicando que le habían robado las ruedas de su auto, cosa desmentida en el momento, porque persiguió a Iago con su propio auto. Y un coche sin ruedas no puede circular.

Más allá de las pruebas a favor y en contra, y del hecho de que estará estipulado en el juicio que el autor del disparo que le causó la muerte al muchacho fue Pérez Buscarolo y eso será indiscutible, el tribunal popular deberá determinar si la acción del policía fue un homicidio simple (8 a 25 años) o si perdió los frenos inhibitorios y entró en un cuadro de emoción violenta, más allá de estar juzgando a un integrante de una fuerza de seguridad.

Por lo pronto, el subcomisario llega al juicio con prisión preventiva pero de cumplimiento bajo el formato de arresto domiciliario.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario