viernes 19 de abril, 2019

Desesperante: dos mujeres policías del Comando de Morón y una conmocionante escena con una beba en un hotel familiar

Los padres de la chiquita, de sólo 45 días, tenían a su lado varios blister de Lorazepan y estaban entredormidos. La niña lloraba sin parar y una empleada del lugar llamó al 911 para informar de la dramática secuencia. Interviene la justicia de menores.

Beba en hotel familiar
Las mujeres policías que lograron rescatar a la beba, cuyos padres estaban dormidos en el hotel familiar de Haedo

El llanto de una beba que no cesaba alertó a una empleada del Hotel Haedo, ubicado en Juan B. Justo 923 en Morón. La trabajadora dio aviso al 911 al no hallar respuestas en la habitación, donde la chiquita estaba alojada con sus padres.

Dos mujeres del Comando de Patrullas de ese distrito se hicieron presentes en el lugar y mantuvieron una breve charla con personal de mantenimiento del alojamiento. Entonces decidieron ingresar a cuarto con una copia de la llave original, tras no recibir otra contestación que el llanto de la beba.

Allí encontraron una escena impactante: la pareja estaba acostada con la beba en el medio a la cual su propia madre, entredormida, trataba de que se callara tapándole la boca, y el padre dormía profundamente.

El empleado del hotel tomó a la criatura y la madre directamente se dio vuelta y se durmió. El personal policial encontró en la habitación varios blister vacíos de pastillas “Lorazepan”, y tardaron más de media hora en despertarse a requisitoria de las agentes.

El Lorazepam, vendido bajo el nombre comercial Orfidal o Ativan, es un fármaco perteneciente al grupo de las benzodiazepinas de alta potencia que tiene las cinco propiedades intrínsecas de este conjunto: ansiolítico, amnésico, sedante e hipnótico, anticonvulsivo y relajante muscular.​

La niña, cuya identidad no será expuesta por razones de protección, tiene sólo 45 días de vida. Su papá tiene 54 años y su mamá 25, los dos son argentinos, y ambos fueron trasladados al Hospital Posadas para realizar una pericia psicológica. Y, si bien los profesionales concluyeron que “no representan riesgos ni para sí ni para terceros”, la justicia tomó cartas en el asunto para proteger a la criatura.

En principio, dispuso lo que se conoce como medida de abrigo: la niña quede bajo responsabilidad de su tía paterna al menos por diez días, con restricción perimetral de acercamiento para sus padres. Las autoridades intentan establecer qué fue lo que hacía la pareja en ese hotel familiar, cuya habitación habían alquilado por dos días. Es que el departamento de Ramos Mejía en el cual residen los padres de la beba se encuentra distante a pocas cuadras del lugar.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario