fbpx
jueves 23 de mayo, 2019

En un tuit conmovedor, un trabajador de Clarín describió el dolor de las sillas vacías luego de los masivos despidos

Hernán Sartori describió, con algunos nombres, la soledad y la impotencia que se vive en la redacción del multimedios a partir de la enorme cantidad de periodistas y fotógrafos que fueron echados de la redacción.

Despidos en Clarín
El dolor por los despidos en Clarín y la crisis de los medios de comunicación en Argentina

“Disculpen si molesta este hilo de tuits. No es una manera de comunicar que practique, quizás por ser amante de las notas extensas, pero peor es enterarse por mail o detrás de una puerta armada en la vereda que perdiste el trabajo.
Eso pasó con los 65 #DespidosEnClarín y en Olé”.

Hernán Sartori, editor de Deportes en Clarín desde 1996, se tomó la atribución de describir las historias de varios de sus compañeros (hasta el miércoles pasado) que fueron echados de la redacción de ese matutino y del Diario Deportivo Olé, en medio de una impactante decisión de la empresa que no ameritó ni siquiera un comentario de parte del gobierno nacional.

Entre los más conocidos en el ambiente, Sartori se encargó de resaltar, por ejemplo, a Waldemar Iglesias, “flamante padre, con quien fui a mi primer partido como pasante”. “En Deportes ya no se lo oye batirse en duelos dialécticos a muerte sobre lo que gusten ni babearse con el Globo de Newbery. En su lugar hay un cartel. Es uno de los 65 #DespidosEnClarín”. En el verano, cuando Gustavo Alfaro fue presentado como entrenador de Boca, “Walde” realizó en la conferencia de prensa la pregunta más incómoda, que Primer Plano Online recuerda con el siguiente video:

En su tuit, Sartori también evoca a Enrique ‘Quique’ Gastañaga, un “compañero de charlas sobre el #periodismo y la vida”. “Ya no se escuchan sus calenturas cuando comprobaba que un dato no estaba chequeado. Un profesional del carajo. En su lugar hay un cartel. Es uno de los 65 #DespidosEnClarín. Una canallada”. Una nota al pie: Gastañaga fue también docente de uno de los periodistas que integra el staf de Primer Plano Online, Norman Díaz, quien refirió sobre él palabras de gratitud y de enorme admiración (Escuela de Periodismo Deportivo de los Dos Congresos, año 1993).

Otro de los despedidos en Clarín fue Sergio Danishewsky, “dueño de esa templanza que tienen pocos para guiar con precisión cuando hay dudas”. “Ya no se escucha su risita a lo Patán ni se lo ve armando una edición con lápiz negro. En su lugar hay un cartel. Es uno de los 65 #DespidosEnClarín. Destrato”.

Entre varios más, Sartori destaca a Guillermo Tagliaferri, ‘Guille’, ‘Taglia’. “Ya no se aprecian sus remeras futboleras ni se lo ve tomar apuntes a los pedos ni se oye su voz característica ni se lo observa sufrir o festejar por Vélez. En su lugar hay un cartel. Es uno de los 65 #DespidosEnClarín”.

Son algunos más los que el periodista, que sobrevivió a la despiadada ola de despidos, destacó como valores fundamentales de ambos diarios, que fueron echados tras una trayectoria de más de dos décadas en la mayoría de los casos. Si bien es un hecho que evidencia la enorme crisis que atraviesan los medios de comunicación en la Argentina, incluso aquellos más poderosos que absorben las bondades de la torta publicitaria pública o privada.

Y una última reflexión editorial: confundir el medio con los periodistas es un error bastante común en el mundo actual. Clarín será lo que será como estructura empresaria periodística, pero los cronistas (salvo excepciones) son trabajadores que brindan sus capacidades dignamente para informar a los lectores, oyentes o televidentes que son, en última instancia, quienes eligen consumir esos medios o no. Alegrarse porque laburantes se quedan sin trabajo es, cuanto menos, de una estupidez supina.