fbpx
martes 17 de septiembre, 2019

EXCLUSIVO-Condenaron a 18 años de cárcel al abogado rompehuesos de Morón: hacía fracturar piernas a indigentes para estafar a aseguradoras

La justicia consideró que la prueba reunida a lo largo de la instrucción por la fiscal María Virginia Toso se corroboró con el juicio y que el letrado lideraba una asociación ilícita. De todos modos, el fallo no cierra el caso, porque su hijo está prófugo y tiene pedido de captura nacional e internacional.

Hugo Schiber
El abogado oriundo de Morón Hugo Schiber estará 18 años tras las rejas por estafas reiteradas y asociación ilícita

Un carancho estará un buen tiempo tras las rejas. El abogado Hugo César Schiber, que durante años ostentó un poderoso estudio jurídico frente a los Tribunales de Morón, fue condenado por la justicia a 18 años de prisión por considerarlo culpable de los delitos de estafas reiteradas, ser jefe de una asociación ilícita y lesiones graves reiteradas.

Los jueces Alberto Gaig, María Coelho y María Elena Márquez, del Tribunal Oral Criminal Nº 7 de San Isidro, dieron a conocer hace instantes el veredicto contra el imputado y otro de los hombres que integraban la organización. Se trata de Daniel Ceferino Herrera, quien recibió 15 años de cárcel por idénticos delitos, aunque en el caso de la asociación ilícita en carácter de miembro, no de jefe.

De todos modos, el fallo no cierra el caso. Es que el hijo de Schiber, Federico Adrián, se fugó en medio del juicio y continúa en esa condición, con pedido de captura nacional e internacional. Según confiaron fuentes judiciales a Primer Plano Online, de un seguimiento de Interpol se desprende que el joven está en Israel pero las fuerzas de seguridad no logran ubicarlo hasta el momento. El itinerario que realizó desde que se fue de la Argentina fue Uruguay, Brasil, España, Israel y no hay información de que haya salido de ahí. Para la justicia, es parte de la estructura delictiva.

Hugo Schiber

Como ya contó este medio en artículos anteriores, el caso se descubrió en 2010 aunque el inicio del debate se demoró varios años mediante recursos legales que fue presentando en diversas instancias el abogado Hugo Schiber. Todo surgió luego de que una víctima confesó ante la justicia que la maniobra que supuestamente había sufrido en la vía pública en realidad era mentira y que todo había sido armado por el ahora condenado. De esa forma, se estima que la cifra que recaudó la banda supera los 12 millones de pesos.

En aquel entonces Toso, que también fue la fiscal del juicio, se puso al frente de la investigación y logró primero desbaratar la banda, descubrir cómo era el funcionamiento de las tropelías que cometían y distinguir a cada uno de sus integrantes. La organización contaba con una camioneta Partner ploteada como si fuera una unidad de traslado (falsa ambulancia).

Con ese vehículo llevaban a las víctimas hasta un taller, en donde les ponían trapos en la boca, les tapaban el rostro con una frazada y les inyectaban una supuesta anestesia para garantizarles que no iban a sentir dolor, aunque luego se dilucidó que en realidad era agua. Lo que hacían, entonces, era fracturarles una de sus piernas, principalmente en tibia y peroné, para simular que habían sufrido accidentes de tránsito. La maniobra se completaba con la demanda por daños y perjuicios de parte del estudio jurídico contra compañías aseguradoras y con la amenaza de muerte a las víctimas para que no le revoquen el poder de representación legal.

Los sujetos llevados a juicio fueron los Schiber, padre e hijo, en condición de jefe e integrante de una asociación ilícita, y el mencionado Daniel Herrera, que manejaba la camioneta y oficiaba de enfermero. Sin embargo, la condena sólo salió para dos, porque el restante se escapó y no aparece desde finales de 2018. Una vez que sea arrestado podrá ser llevado nuevamente ante la justicia.