fbpx
jueves 23 de mayo, 2019

Cambio de hábito: los farmacéuticos del oeste se sacaron los guardapolvos y lucieron delantales de cocina para una kermés con fines solidarios

En el marco de su proyecto de responsabilidad social institucional, el Colegio de Farmacéuticos de Morón, Hurlingham e Ituzaingó  realizó un encuentro para recaudar fondos que destinarán a tres instituciones que apadrinan.

Farmacéuticos con conciencia social y espíritu de cuerpo

Concientizar sobre la necesidad de ayudar a los que menos tienen: esa fue la premisa de la actividad organizada por el Colegio de Farmacéuticos de Morón, Hurlingham e Ituzaingó, que llevó a cabo una nueva kermés solidaria con el objetivo de recaudar fondos para los tres proyectos que sostiene la institución desde hace ya algunos años: el Taller Protegido Parque Quirno (Hurlingham), la Escuela N°196 de Loma Larga (Jujuy) y el CFI (Centro de Fútbol Infantil) de Villa Tesei.

La actividad, declarada de interés municipal por el Concejo Deliberante de Hurlingham, contó la presencia de más de 150 invitados que con la adquisición de sus entradas y la compra de rifas posibilitaron una recaudación que superó con creces la expectativa de los organizadores. “El menú incluyó comidas tradicionales: guiso de lentejas, locro y carbonada, y para el postre decidimos deleitar a los comensales con arroz con leche, un manjar que a todos nos remite a nuestra infancia” contó Elena Pott, la presidenta de la institución.

La comisión de Eventos y Solidaridad del Colegio de Farmacéuticos puso una vez más manos a la obra para la organización de este importante evento. No sólo los profesionales que son parte de esta institución trabajaron en el armado del encuentro, sino que sus familias se dispusieron a colaborar en la kermés ya que había mucho por hacer: cocinar, comprar las bebidas, preparar las actividades lúdicas, conseguir los sponsors, gestionar las donaciones para los sorteos y mucho más.

Una kermese con todas las letras: música, baile, juegos y comidas típicas
Una kermés con todas las letras: música, baile, juegos y comidas típicas

Luego del almuerzo, llegaron las actividades típicas de una kermés en la que grandes y chicos se entusiasmaron participando de los juegos organizados en el parque de la quinta de Villa Luzuriaga donde se desarrolló el encuentro, propiedad del Colegio de Farmacéuticos.

Más tarde hubo números folclóricos y siguieron los sorteos: una bicicleta, cafeteras, sandwichera, órdenes de compra de diferentes droguerías, exfoliadores electrónicos de pies, mochilas, parlantes, jarras térmicas y muchas cosas más.

El monto recolectado servirá para mejorar las condiciones de las instituciones apadrinadas, favoreciendo así la igualdad de oportunidades. Por caso, con la recaudación de la primera edición de la kermés realizada el año pasado, el Colegio pudo comprar la heladera que necesitaba el Taller Protegido Parque Quirno, colaborar con la escuelita jujeña -construida con adobe- en la refacción de su cocina y proveerle al Centro de Fútbol Infantil de Tesei los pisos para la escuela de adultos que funciona en sus instalaciones.

A modo de balance del encuentro, Pott aseguró que “la jornada nos colmó de alegría y fue una verdadera caricia para el alma de todos quienes con sumo compromiso participamos en su organización y nos compromete para la realización de una nueva edición el año próximo” finalizó.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario